Industria alimentaria en Latinoamérica, etiquetado cuida a consumidores

El sistema de etiquetado es tendencia en Latinoamérica, un elemento que la industria alimentaria usa para comunicar información nutricional a los consumidores.

Etiquetado en la industria alimentaria latinoamericana

Las empresas de la industria alimentaria en Latinoamérica están apostando por los sistemas de clasificación de etiquetado en los productos porque fortalecen la relación con los consumidores.

Algunos países, sin embargo, han lanzado etiquetas frontales «interpretativas»; más onerosas que destacan los ingredientes "poco saludables" como el azúcar, el sodio, las grasas saturadas y/o las calorías.

Por ejemplo, en 2014, Ecuador adoptó un sistema de etiquetado frontal del paquete con semáforo y código de colores. Un estudio de la Universidad San Francisco de Quito sugirió que el etiquetado había aumentado la conciencia sobre el contenido de azúcar, sal y grasa en los alimentos.

Chile dio un paso más. En 2016, el país impuso señales de alto negras en los envases de “comida chatarra” para señalar mayores cantidades de ingredientes nocivos para la salud. Si bien las ventas de bebidas azucaradas disminuyeron en un respetable 24 %, las tasas de obesidad infantil en Chile han seguido aumentando, del 51,2 % en 2016, cuando comenzó el etiquetado, al 54 % en 2020.

Los consumidores están exigiendo información más profunda sobre los alimentos. La lectura de la información nutricional en los paquetes es un elemento a veces decisivo en las compras, en especial entre aquellos preocupados por su salud. En otras palabras, el etiquetado nutricional tranquiliza a los consumidores porque están tomando buenas decisiones.

Pautas

El mes pasado, la FDA anunció nuevas pautas de etiquetado que definen lo saludable para la industria de la alimentación. Se trata de pautas muy técnicas en su mayoría, por lo que puede decirse en resumen que las reglas propuestas más importantes son las siguientes:

  • Producir e informar sobre cantidades mínimas de uno o más de los grupos o subgrupos de alimentos recomendados por las Guías Alimentarias, esto es frutas, verduras o lácteos.
  • Seguir límites específicos actualizados para ciertos nutrientes, como grasas saturadas, sodio y un nuevo estándar para azúcares agregados.

La FDA también está desarrollando un símbolo que los fabricantes de alimentos pueden colocar en productos calificados como saludables. Se estima actualmente en el mercado alrededor del 5 % de todos los alimentos envasados que hay son etiquetados como «saludables».

Decisiones

Según estudios realizados por la industria alimentaria los sistemas de etiquetado cambian las decisiones de compra entre los consumidores que tienen más sobrepeso y obesidad, antes de decidirse por un lanzamiento generalizado.

Presentar las etiquetas lo más simples posible es una recomendación en las que coinciden los especialistas. Esto impacta favorablemente entre las personas de todos los niveles para entender lo que se consume en cada compra de alimentos.

Para fomentar un cambio real y la aceptación de la industria alimentaria las etiquetas deben ser lo más informativas posibles, en lugar de interpretativas (como en los símbolos que marcan los productos alimenticios como malos).

El etiquetado es solo una parte de la solución a la hora de promover hábitos más saludables en la alimentación. Para maximizar su eficacia y hacer que una revisión total de los envases de alimentos valga la pena, la industria tiene que asegurar que las etiquetas lleguen a las personas que más necesitan orientación.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *