Impuesto de Guerra, decrece el negocio de la extorsión en Honduras

Impuesto de Guerra, decrece el negocio de la extorsión en Honduras. Los extorsionadores han provocado en los últimos años el cierre de cientos de comercios. Talleres, panaderías, pulperías reflejan pérdidas que son casi incuantificables.

Impuesto de Guerra

La extorsión es un delito con utilización de violencia o intimidación. Esta violación ha provocado la muerte de miles de personas a nivel nacional, con un mayor repunte en Tegucigalpa y San Pedro Sula.

El llamado Impuesto de Guerra ha generado el cierre temporal o total de varios negocios en distintos puntos del país y en el peor de los casos estos terminan en un sangriento hecho.

Una de las medidas impulsadas para frenar el flagelo es el traslado de presos del penal de San Pedro Sula a nuevos centros carcelarios de máxima seguridad. Como El Pozo de Ilama, Santa Bárbara y La Tolva en Morocelí, El Paraíso.

No se descarta la preocupación de muertes de microempresarios en regiones denominadas “calientes” o en su caso en las zonas comerciales.

Se ha evitado el pago de más de 36 millones de lempiras por concepto del ilícito. Las víctimas de este delito pagaban 49.8 millones de lempiras. En un 40 por ciento disminuyó el flagelo de la extorsión en la ciudad de San Pedro Sula, lo que revela una recuperación de algunos negocios de la zona Norte del país.

En el 2017, con estrategias implementadas por la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) se evitó que las víctimas del delito pagaran 49.8 millones de lempiras.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.