Hermanos Fujimori, todo indica la división política entre ellos

Hermanos Fujimori, todo indica la división política entre ellos. Keiko Fujimori encabeza el partido más influyente de Perú. Pero corre el riesgo de asistir a su división. Las ambiciones presidenciales suyas se desvanecieron luego de una disputa con su hermano Kenji. Es que el popular legislador también está a la expectativa de ocupar la presidencia de Perú.

Los Fujimori divididos

Keiko Fujimori, de 43 años, y Kenji Fujimori, de 38, son los hijos políticos del ex presidente Alberto Fujimori. Ha sido el más controvertido líder de la política peruana en la última década del siglo XX. Los otros dos hermanos no están involucrados en política.

Keiko dirige Fuerza Popular, el partido más grande en la legislatura de cámara única de Perú. Está a punto que sus partidarios echen a su hermano menor del Congreso por cargos de corrupción.

«Ya sea que lo expulsen del Congreso o no, Kenji será un candidato poderoso» en la contienda presidencial de 2021. Lo dijo el analista político Juan Carlos Tafur, columnista del semanario «Somos».

Su padre Alberto, que cumple 80 años en julio, no ha podido reconciliar la división entre Keiko y Kenji. El ex presidente fue condenado a 25 años de prisión en 2009, luego de un juicio que lo declaró culpable de corrupción. Y también de autorizar a escuadrones de la muerte durante su «guerra sucia» con las insurgencias de izquierda de Sendero Luminoso y Tupac Amaru.

Hermanos en disputa

La división entre los hermanos se remonta a los desacuerdos sobre cómo sacar al patriarca de la cárcel. Keiko, que perdió por muy poco la presidencia en segunda vuelta, en 2011 y 2016, se opuso a un indulto. E insistió en que su padre era inocente. Los críticos dicen que fue políticamente conveniente mantener a su padre en la cárcel, temiendo que la eclipsara dentro del partido.

Sin embargo, su hermano Kenji, miembro destacado del Congreso de la Fuerza Popular, estaba convencido de que el perdón era la mejor solución. Como parte de su estrategia, Kenji se separó de su hermana y de sus seguidores en su oposición al entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski.

A finales de 2017, parecía que los legisladores de la Fuerza Popular, que ya habían obligado a varios de los ministros del gabinete de Kuczynski a dimitir, habían arrinconado al presidente por cargos de corrupción.

Sin embargo, cuando el voto de destitución llegó en diciembre, Kenji y sus partidarios proporcionaron los votos para salvar a Kuczynski. Días después, Kuczynski perdonó a Alberto Fujimori y lo liberó de la prisión.

A la larga, sin embargo, Kuczynski no sobrevivió. Perseguido por dinero contaminado distribuido por el gigante de la construcción brasileño Odebrecht, renunció en marzo para evitar la acusación.

Kenji hizo gran presión para frustrar nuevamente la acusación, demasiado difícil, de hecho, cuando apareció en video tratando de sobornar a un legislador.

Ahora está a un paso de ser expulsado del Congreso, después que un comité legislativo controlado por los partidarios de Keiko aprobó su destitución por cargos de soborno.

Kenji ha sido elegido dos veces para la cámara, ambas veces con un mayor número de votos que cualquier otro legislador. Si se postula a la presidencia «le quitará suficientes votos a Keiko» para frustrar sus ambiciones presidenciales, dijo el analista político Tafur.

Pero Keiko y sus partidarios también tienen una arma final. Si proceden a echar a Kenji, el Congreso podría prohibirle ocupar el cargo durante 10 años.

Los partidarios de Fujimori «nunca perdonarán que Keiko esté echando a su hermano del Congreso. Este salvó a su padre con un indulto», dijo un partidario veterano de Fujimori.

Los partidarios de Kenji también acusan a su hermana de convertir un partido moderadamente conservador pero populista en una máquina de la derecha.

Alberto Fujimori mantiene la esperanza que sus hijos aclaren sus diferencias y presenten la ruptura como «momentánea». Ninguno de los hermanos, sin embargo, parece dispuesto a ceder un centímetro.

Keiko rechazó ante un periodista un acuerdo. «Eso es absolutamente falso», aclaró ella. «¡No he hablado con mi hermano en meses, meses!».

Peruanos cautivados por la rivalidad entre hermanos Fujimori

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.