Gastronomía, chef danés Rasmus Munk piensa en el espacio

Gastronomía, chef danés Rasmus Munk piensa en el espacio. Chef danés Rasmus Munk prepara gastronomía gourmet para la estratósfera, por 500 mil dólares para seis turistas en viaje de seis horas.

Gastronomía Rasmus Munk

El chef danés Rasmus Munk quiere llevar la gastronomía de alta gama al borde del espacio, con planes de ofrecer una experiencia culinaria estratosférica en 2025, dijo su restaurante.

«La expedición se llevará a cabo a bordo de la nave espacial Neptune de Space Perspective, la primera nave espacial neutra en carbono del mundo», dijo en un comunicado Alchemist, el restaurante de Copenhague que le ha valido a Rasmus Munk dos estrellas Michelin.

«Cenarán mientras contemplan el amanecer sobre la curvatura de la Tierra» a una altitud de 30.000 metros sobre el nivel del mar, dijo.

Por 495.000 dólares el billete, seis turistas se embarcarán en un viaje de seis horas en una cápsula espacial presurizada que se elevará a la estratosfera en un «SpaceBalloon» lleno de hidrógeno.

El chef de 32 años y entusiasta confeso del espacio se unirá al viaje.

Munk promete «platos inspirados en el papel de la exploración espacial durante los últimos 60 años de la historia de la humanidad y el impacto que ha tenido en nuestra sociedad, tanto científica como filosóficamente».

Menú

Su menú estará restringido únicamente por su incapacidad para cocinar alimentos sobre una llama abierta.

Muchos de los ingredientes se prepararán en el barco desde el que se lance la cápsula, según Alchemist, que ocupa el quinto puesto entre los restaurantes del mundo en 2023 según la guía World’s Best 50 Restaurants.

En las últimas décadas, Dinamarca se ha convertido en una potencia gastronómica en tierra firme, y los restaurantes Noma y Geranium de Copenhague han ostentado el título de mejor restaurante del mundo.

Historia

Munk, de 30 años, creció en Randers, Jutlandia, en una familia que no se centraba en la comida y, a diferencia del restaurante que fundó más tarde, las comidas no eran particularmente creativas. Él, sin embargo, lo era. Hizo el trabajo arduo y físicamente agotador: se matriculó en una escuela de cocina, peló montones de verduras en una cantina y realizó prácticas no remuneradas en toda Dinamarca.

Después de haber ascendido en varias cocinas, obteniendo elogios en el proceso, Munk finalmente consiguió un puesto de jefe de cocina en el elegante restaurante Treetop, justo al sur de su ciudad natal, en 2013.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *