G7, líderes aumentan la presión sobre Moscú

G7, líderes aumentan la presión sobre Moscú. Los líderes de los países del G7 abrieron cumbre el domingo en Baviera con fuerte presión sobre Moscú por invasión a Ucrania.

G7 líderes presión Moscú

Los siete mandatarios que integran el G7 abordaron rápidamente las prioridades de esta cumbre, que se celebra hasta el martes en un contexto de múltiples crisis: la guerra de Rusia conta Ucrania, las amenazas a la seguridad alimentaria y energética y la emergencia climática.

Ansiosos por enviar una fuerte señal de apoyo a Kyiv, el presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson, anunciaron un embargo a las importaciones de oro ruso, incluso antes de que todo el G7 formalizara la decisión.

Esta prohibición, que se refiere al oro recién extraído en Rusia, sin apuntar al ya vendido, golpeará «directamente a los oligarcas rusos y atacará el corazón de la maquinaria de guerra de Putin», aseguró Boris Johnson.

Occidente ya ha tomado varias rondas de sanciones contra Rusia, cuya guerra contra Ucrania ha entrado en su quinto mes.

Pero el gobierno ucraniano exige más, luego de los ataques rusos en Kyiv el domingo por la mañana, un acto de «barbarie» denunciado por Biden.

Ante un riesgo de «fatiga» del campo occidental, mencionado por Boris Johnson, el presidente estadounidense lanzó un nuevo llamado a la unidad del G7 y la OTAN contra Moscú.

Alemania

Anfitrión de la cumbre, el canciller alemán Olaf Scholz también elogió la unidad de los aliados, que «Putin no esperaba». Los mandatarios no dudaron, durante un intercambio informal captado por las cámaras, en burlarse del presidente ruso y su pose sin camiseta durante una sesión de fotos en 2009.

Mientras las tropas rusas avanzan en el Donbass, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, intervendrá el lunes por videoconferencia.

Este es un “momento crítico para la evolución del conflicto”, subrayaron Boris Johnson y el presidente francés, Emmanuel Macron, según un portavoz del Gobierno británico.

Guerra

Creen que es «posible cambiar el rumbo de la guerra», según la Oficina del Primer Ministro británico.

Boris Johnson, sin embargo, advirtió contra cualquier tentación de una solución negociada «ahora» en Ucrania a riesgo de prolongar la «inestabilidad global». El conflicto y sus repercusiones ocuparán gran parte de las discusiones con las primeras entrevistas dedicadas a las turbulencias económicas globales.

Joe Biden también quiere demostrar a sus aliados que enfrentarse a Rusia y enfrentarse a China son objetivos complementarios, no opuestos.

En particular, el G7 quiere contrarrestar a China y sus “nuevas rutas de la seda” invirtiendo en la infraestructura de los países desfavorecidos de África, Asia y América Latina.

A iniciativa de Estados Unidos, los mandatarios han anunciado que quieren movilizar cerca de 780.000 millones de dólares canadienses, hasta 2027, supuestamente para responder a los inmensos proyectos financiados por China, pero cuyos contornos aún son vagos.

Invitados marginales

Los líderes de Indonesia, India, Senegal, Sudáfrica y Argentina también han sido invitados a esta cumbre anual, con los occidentales buscando ampliar el frente de democracias unidas frente a la amenaza de un bloque formado por Rusia y China.

Estas economías emergentes también están particularmente expuestas al riesgo de escasez de alimentos, la explosión de los costos de la energía agravada por la guerra en Ucrania y la crisis climática.

Los actores climáticos esperan avances concretos del G7, incluida la «planificación» para la eliminación completa de los combustibles fósiles.

Discusiones bilaterales complementaron las sesiones. Con un franco abrazo y cálidas palabras, Emmanuel Macron y Boris Johnson mostraron su deseo de calentar el ambiente y disipar varios meses de tensión, entre crisis de submarinos australianos y desacuerdos sobre las consecuencias del Brexit.

Los dos líderes se enfrentan a situaciones políticas complicadas, el presidente francés acaba de perder la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional y Boris Johnson se ve debilitado por una serie de escándalos.

La canciller alemana apuesta por este G7 para recuperar su declinada popularidad en los últimos meses, sin lograr, según estos detractores, mostrar un firme apoyo a Kyiv.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.