Europa, en crisis mientras Rusia corta el gas

Europa, en crisis mientras Rusia corta el gas. Crisis energética en Europa podría provocar apagones continuos, fábricas cerradas y profunda recesión, en tanto Rusia prosiga cortando el gas.

Europa Rusia gas

Europa lucha por contener una crisis energética que podría provocar apagones continuos, fábricas cerradas y una profunda recesión.

La causa principal: Rusia ha cortado el suministro de gas natural barato del que dependió el continente durante años para operar fábricas, generar electricidad y calentar hogares. Eso ha llevado a los gobiernos europeos a una lucha desesperada por nuevos suministros y formas de mitigar el impacto a medida que se desacelera el crecimiento económico y aumentan las facturas de servicios públicos de los hogares.

La crisis se profundizó cuando el exportador estatal ruso Gazprom dijo que el principal oleoducto que lleva gas a Alemania permanecería cerrado, culpando a una fuga de petróleo y afirmando que los problemas no podían solucionarse debido a las sanciones que impiden muchos tratos con Rusia.

Los funcionarios europeos dicen que es un chantaje energético, destinado a presionar y dividir a la Unión Europea mientras apoya a Ucrania contra la invasión de Rusia.

Gasoducto clave

La interrupción del gasoducto Nord Stream 1 significa que los envíos de gas ruso han caído un 89% respecto al año anterior. Rusia solía suministrar el 40% del gas natural de Europa, e incluso más a Alemania, donde la energía barata era un pilar de la economía.

Todavía hay algo de gas ruso fluyendo hacia Europa a través de un gasoducto que pasa de Ucrania a Eslovaquia, y otro que cruza el Mar Negro a Turquía y luego a Bulgaria, miembro de la UE. Rusia comenzó a reducir el gas el verano pasado, antes de que comenzara la guerra en Ucrania. Eso hizo que los precios de la gasolina subieran considerablemente.

Luego, Gazprom desconectó a varios países europeos después de que respondieran al estallido de la guerra al prohibir muchos tratos con bancos, empresas y personas rusas.

Las reducciones han llevado a un aumento vertiginoso de los precios del gas natural, que han alcanzado récords en las últimas semanas. Dada la lenta constricción de suministros de Rusia desde el verano pasado, los expertos dicen que Europa necesita estar lista para cero gas ruso este invierno.

Recesión

Los altos precios de la energía ya amenazan con causar una recesión este invierno a través de una inflación récord, y los consumidores tienen menos para gastar a medida que aumentan los costos de los alimentos, el combustible y los servicios públicos. Un corte total podría asestar un golpe aún más duro a una economía que ya está en problemas.

Además de calentar hogares y generar electricidad, el gas se usa para iniciar una variedad de procesos industriales en los que la mayoría de la gente nunca piensa mucho: forjar acero para fabricar automóviles, fabricar botellas de vidrio y pasteurizar leche y queso.

Las empresas advierten que, a menudo, no pueden cambiar de la noche a la mañana a otras fuentes de energía, como el fuel oil o la electricidad, para producir calor. Y, con todo el mundo buscando suministros alternativos, el fuel oil y el carbón también han subido de precio.

En algunos casos, los equipos que contienen metal o vidrio fundido se estropean si se apaga la calefacción y, a largo plazo, las empresas que consumen mucha energía pueden simplemente darse por vencidas en Europa.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.