Efectos del derrame de petróleo, persisten consecuencias en Perú

Efectos del derrame de petróleo, persisten consecuencias en Perú. Cinco meses después, los efectos del derrame de petróleo persisten en las costas del Perú, con consecuencias más allá del campo ambiental.

Perú efectos derrame petróleo

El puerto de Ancón, justo al norte de Lima, Perú, debería estar bullicioso. Es una mañana fría y gris de viernes, cuando los pescadores deberían estar regresando al puerto y descargando sus capturas.

Pero desde enero, cuando la compañía petrolera española Repsol derramó 11.900 barriles de petróleo crudo frente a la costa, un derrame que las Naciones Unidas califican como el peor desastre ambiental en la historia reciente de Perú, el puerto se ha paralizado casi por completo.

El 15 de enero, el petrolero Mare Doricum derramó petróleo que, en el transcurso del mes, se extendió por aproximadamente 100 kilómetros cuadrados, un área de casi el doble del tamaño de Manhattan que incluye dos áreas protegidas. Además, el petróleo contaminó unas 37.000 toneladas de arena.

A pesar de la indignación inicial, el derrame casi ha sido eliminado del ciclo mediático en un país que atraviesa una crisis política prolongada. Sin embargo, ahora, cinco meses después, las comunidades afectadas siguen tambaleándose.

Aunque el gobierno peruano está iniciando acciones civiles y penales contra Repsol y otras partes, los pescadores aún no pueden salir al mar y la mayoría de los restaurantes tradicionales de mariscos en Ancón están cerrados. En toda la región, el derrame de petróleo sigue siendo responsable de una serie de efectos persistentes.

Repsol

Un grupo que todavía está sufriendo son los pescadores que Repsol contrató para ayudar a limpiar el derrame. Juan Carlos Riveros, director científico en Perú de la organización internacional de defensa Oceana, dice que Repsol pagó a los pescadores sin trabajo 50 soles (US $ 13) por día para limpiar las playas sucias.

La empresa “no les dio más que un traje de algodón, una mascarilla quirúrgica y una pala para basura”, dice Riveros. Algunos pescadores afirman estar experimentando síntomas de exposición prolongada al petróleo, que incluyen erupciones cutáneas, dolores de cabeza y síntomas similares a los de la artritis.

“Lo que [Repsol] hizo fue nada menos que criminal”, dice Riveros. (No hay documentación oficial sobre las secuelas del derrame en la salud de los pescadores contratados, ya que el Ministerio de Salud dice que no ha realizado ninguna evaluación médica).

Seguridad alimentaria

El derrame también ha afectado la seguridad alimentaria local. Aunque Perú alberga uno de los caladeros de pesca más ricos del planeta, solo superado por China, gran parte de la captura del país se destina a la producción de harina de pescado para la ganadería y la acuicultura a nivel mundial.

Los peruanos todavía dependen en gran medida de los pescadores artesanales. Pero a raíz del derrame, el gobierno emitió una prohibición de pesca que se ha extendido indefinidamente, dejando a las comunidades costeras luchando por obtener proteínas asequibles.

Pesca

Héctor Samillán, mariscador y presidente de la asociación de mariscadores de Ancón, dice que todos los días traía a casa cangrejos o caracoles de mar. “Mis hijos solo tuvieron que hervir un poco de arroz para que tuviéramos una excelente comida. Ahora eso ya no está”, dice Samillán.

La veda de pesca ha dejado sin trabajo a pescadores como Samillán durante meses. Aunque miles han recurrido a trabajos temporales como trabajadores de la construcción, conductores de reparto o guardias de seguridad, solo hay un número limitado de trabajos para todos. Pescar en otros lugares tampoco es fácil. “No puedo simplemente mudarme a otro pueblo y empezar a pescar allí”, dice Samillán. “Ya tienen cuotas y permisos establecidos; allí no hay sitio para nosotros.

Se supone que los pescadores encallados por el derrame recibirán una compensación de Repsol, que prometió 750 dólares mensuales provisionales a cada pescador afectado, según el primer ministro de Perú, Aníbal Torres. Sin embargo, el esfuerzo de compensación ha sido esporádico e incompleto.

Ese esfuerzo se hace aún más difícil por el hecho de que incluso establecer el número de pescadores afectados no es fácil. Si bien la pesca artesanal de Perú es responsable de hasta el 20 por ciento de la captura total del país, el gobierno desconoce la cantidad de pescadores artesanales , y aproximadamente el 60 por ciento de los barcos de pesca artesanal son «informales «, lo que significa que carecen de un permiso de pesca. Tanto Repsol como el gobierno peruano han argumentado repetidamente que esto ha hecho imposible calcular el verdadero alcance de los daños.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.