Economía argentina, círculo virtuoso de Macri se vuelve vicioso para el país

Economía argentina, círculo virtuoso de Macri se vuelve vicioso para el país. Macri, el líder pro mercado de la tercera economía de América Latina, ha estado haciendo lo correcto desde que llegó al poder en diciembre de 2015.

Economía argentina

Pero solo ha sido un paso antes del desastre Ahora la inflación sin control, la sequía en el campo y el sentimiento de los inversionistas amenazan su plan de recuperación económica.

Macri ya convocó al Fondo Monetario Internacional en mayo, debido a que el nerviosismo de los inversionistas sobre las economías de los mercados emergentes se apoderó del peso. La respuesta fue un paquete de 50 mil millones de dólares a cambio de promesas de una disciplina fiscal más estricta.

Eso ahora no parece suficiente. Macri buscó brindar consuelo en un discurso el miércoles diciendo que los desembolsos del FMI se acelerarían, pero logró lo contrario, alimentando las preocupaciones de los inversionistas de que Argentina podría no ser capaz de pagar sus deudas.

Un aumento en la tasa de interés de referencia del Banco Central al 60 por ciento desde el 45 por ciento a principios del jueves fue igualmente ineficaz. La moneda se desplomó más del 15 por ciento, lo que sugiere que los inversores no creen que el país pueda soportar esas tasas de castigo.

Mientras más baje el peso, más difícil será para Argentina pagar su deuda en moneda extranjera, haciendo que su emisión de un bono en dólares a 100 años el año pasado parezca más segura de sí misma que prudente.

El precio de esos bonos ha caído en casi un tercio este año, lo que ha elevado el rendimiento casi 3 puntos porcentuales a 9.96 por ciento.

Los inversores deben tener cuidado, sin embargo, en lo que desean. Retener el gasto social insostenible y la intromisión estatista de la predecesora peronista de Macri, Cristina Fernández, siempre generaría oposición política.

Cuando se esperaba que la economía creciera un 3 por ciento este año, Macri era visto como una fuerte favorita para vencer a Fernández, ahora debilitada por un escándalo de corrupción, si intentaba volver al poder en las elecciones de octubre de 2019.

Ahora que el peso está en caída libre y el PIB probablemente se contraerá al menos un 1 por ciento este año, es probable que no venza ni siquiera a un candidato peronista menos controvertido.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.