Drogas y pandemia, informe de comisión en Europa. Cúspide histórica de la cocaína, el cannabis “made in Europe”, la dependencia de los ancianos a opioides y nuevos métodos de distribución vinculados a la pandemia y su relación con las drogas.

Drogas pandemia

La epidemia de Covid-19 no ha interrumpido el tráfico de forma permanente. Si el transporte aéreo ha caído, “el tráfico por mar continuó en niveles prepandémicos”, mientras que la contención aceleró las tendencias que ya estaban en marcha entre consumidores y revendedores: el recurso a las “redes sociales”, “entrega a domicilio” y “darknet”.

Por el lado del consumidor, el confinamiento también ha modificado los hábitos. El uso de drogas recreativas, como MDMA y cocaína, y otros estimulantes, ha disminuido notablemente.

“Hemos observado un aumento significativo en el uso de cannabis, benzodiazepinas (ansiolíticos) combinados con alcohol”, según Alexis Goosdeel, presidente del Observatorio fundado hace 25 años.

Según los indicadores, “nunca ha habido tanta cocaína en Europa”. En 2018, el último año de comparación, las incautaciones alcanzaron un máximo histórico con casi 181 toneladas interceptadas, 40 toneladas más que el año anterior. Al mismo tiempo, el nivel de pureza de este fármaco ha ido aumentando durante 10 años, mientras que su precio de reventa minorista “se mantiene estable”.

Consumido por 4,3 millones de europeos en 2018, el polvo blanco producido a partir de hojas de coca, principalmente en Colombia, Bolivia y Perú, es la segunda droga más popular en Europa, detrás del cannabis.

“Las drogas han cambiado, son menos visibles y cada vez más difundidas en nuestras sociedades”, comenta Goosdeel.

El grupo de 50 años o más ha experimentado un aumento del 75% en las sobredosis relacionadas con opioides durante los últimos seis años. Las personas mayores, que se encuentran con recetas de analgésicos a base de opioides para aliviar problemas de salud graves o comunes, pueden desarrollar una fuerte adicción a estos medicamentos rápidamente.

Cannabis “hecha en Europa”

En 2018 se incautaron más de tres millones de plantas de cannabis en el continente.

Y este cannabis está cada vez más “dosificado”. Los niveles de concentración de THC en la resina y la hierba de cannabis en la actualidad son en promedio aproximadamente el doble que hace 10 años.

“En un contexto en el que están apareciendo nuevas formas de cannabis, por ejemplo en formas concentradas o comestibles, esta observación exige una estrecha vigilancia en la observación de los mercados”, advierte el observatorio.

Los medicamentos sintéticos, cuya formulación es versátil, han ido aumentando constantemente durante tres años. En 2019, se identificaron 53 nuevas fórmulas.

Los opioides, que ya asolan Estados Unidos desde hace varios años, también están comenzando a ser objeto de nuevas fórmulas sintéticas y constituyen una “señal preocupante de la continua adaptabilidad del mercado” y una “amenaza para la salud pública”, señala el observatorio europeo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí