Dónde se han ido los amigos de Donald Trump. Los amigos populistas finalmente rompieron con Trump, luego de los graves incidentes en el Capitolio que tuvieron amenazada la democracia de EE.UU.

Trump amigos

Por Yasmeen Serhan (The Atlantic)

Lo que comenzó como la denuncia bipartidista de los legisladores estadounidenses de los disturbios en el Capitolio, y el papel de Donald Trump en avivarlos, rápidamente creció hasta incluir la condena de muchos aliados de Estados Unidos: líderes mundiales en lugares tan lejanos como Gran Bretaña, Canadá e India expresaron su angustia y alarma por la vandalismo que tuvo lugar en la sede de la democracia estadounidense, al igual que funcionarios de la Unión Europea y la OTAN.

En poco tiempo, incluso algunos de los partidarios más vocales de Trump en el extranjero comenzaron a unirse al coro: Nigel Farage, el político británico y aliado de Trump desde hace mucho tiempo, tuiteó que “asaltar Capitol Hill”, como Trump casi había alentado a sus partidarios, “está mal”.

Matteo Salvini, líder del partido Liga de extrema derecha de Italia, dijo que “la violencia nunca es la solución, nunca”. Geert Wilders, el político holandés de extrema derecha conocido como el “Trump holandés”, reaccionó a la cobertura en vivo enfatizando que “el resultado de las elecciones democráticas siempre debe ser respetado, ya sea que ganes o pierdas”.

¿A dónde se han ido los amigos de Trump? Durante años, los populistas y nacionalistas de todo el mundo han considerado al presidente como una especie de campeón mundial: un líder que no solo hablaba su idioma nativista e iconoclasta, sino que demostró que el proyecto político populista que cada uno de ellos estaba intentando en su propio país era posible.

Si puede suceder en Estados Unidos, una de las mayores democracias de la Tierra, supusieron, también puede suceder aquí.

Europeos despegando de Trump

Esa visión puede haberse atenuado después de la derrota de Trump en las elecciones presidenciales del año pasado, pero no desapareció por completo: muchas de las figuras europeas que tienen afinidad con el presidente estadounidense siguieron apoyándolo en las tensas y controvertidas secuelas de la votación.

La política francesa de extrema derecha Marine Le Pen continuó cuestionando la victoria de Biden mucho después de que se anunciaran los resultados (un resultado que solo reconoció públicamente esta semana).

El primer ministro esloveno, Janez Janša, llegó a felicitar prematuramente a Trump por las elecciones. Pero para el miércoles, ambos políticos habían cambiado de rumbo. Janša tuiteó: “Todos deberían estar muy preocupados por la violencia que está ocurriendo en Washington DC”. Le Pen condenó “cualquier acto violento que tenga como objetivo perturbar el proceso democrático” e instó a Trump a hacer lo mismo.

Esta no fue una ruptura ideológica. Muchas de las mismas figuras que denunciaron la violencia en Estados Unidos habían manifestado abiertamente su deseo de que Trump ganara la reelección.

Incluso después de su derrota, pocos de ellos se apresuraron a reconocer la victoria de Biden, y mucho menos a condenar los esfuerzos del presidente por socavar la confianza en la democracia estadounidense con afirmaciones infundadas de fraude electoral o llamados para forzar el resultado de las elecciones a su favor, cuyas consecuencias fueron en su totalidad. mostrar en el Capitolio. Prácticamente todos no llegaron a culpar a Trump por la violencia.

Pero tal vez la ruptura fue práctica. Incluso los populistas que no muestran más que desdén por las instituciones democráticas no quieren que se les asocie con una insurrección o que se les considere incitadores.

Extrema derecha

Las escenas de partidarios de Trump con gorra roja bailando por los pasillos del Congreso, algunos con banderas confederadas y suéteres deportivos adornados con mensajes como camp auschwitz y 6mwe (la abreviatura de “Seis millones no fue suficiente”, una referencia no tan velada al Holocausto), son suficientes para enfurecer a cualquiera.

Para los líderes de extrema derecha de Europa como Le Pen, cuyos esfuerzos por distanciar a su partido de su historia de xenofobia y negación del Holocausto han tenido un éxito limitado, esas imágenes habrían servido como un recordatorio de exactamente la asociación fascista que están tratando de evitar.

Las antiguas porristas de Trump en el extranjero podrían estar dispuestas a distanciarse por otra razón más profunda: si bien los populistas no tienen problemas para atacar instituciones y otras amenazas a su poder, aún afirman tener un mandato democrático.

Su legitimidad depende de la noción populista de que representan a un “pueblo real” imaginado contra las élites corruptas. Que se considere que apoya abiertamente el socavamiento del proceso democrático, como lo ha hecho Trump, socavaría su propio reclamo de poder. “Cualquiera que ataque violentamente a los parlamentos apunta al corazón de la democracia”, dijo en un tuit Tino Chrupalla, portavoz de Alternativa, de la extrema derecha en Alemania.

Todavía en el poder

Quizá fue debido a la condena generalizada, tanto de su propio partido como de sus aliados en el extranjero, que Trump se sintió obligado el jueves a caracterizar a los involucrados en la insurrección como “intrusos” que “no representan a nuestro país”, las mismas personas que él tenía, según lo expresó, simpatía y amor solo un día antes.

No todos los compañeros populistas de Trump ven lo que sucedió en Washington como una advertencia. En particular, aquellos que ya están en el poder (y por lo tanto menos dependientes de mantener las apariencias) no tuvieron problemas para mantenerse al margen, o incluso respaldar al presidente.

El presidente polaco, Andrzej Duda, desestimó el ataque al Capitolio de Estados Unidos como un “asunto interno” , y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, un partidario vocal de la reelección de Trump, optó por no interferir en “los negocios de Estados Unidos”.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien tiene su propio historial de negarse a conceder elecciones cuando el resultado no es lo que él quiere, también se negó a tomar una posición. El presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien modeló su campaña electoral a partir de la de Trump, dijo a los periodistas que Brasil podría enfrentar “un problema peor que Estados Unidos” en su elección el próximo año, una aparente sugerencia de que podría seguir el libro de jugadas de Trump una vez más.

Por un tiempo, otros líderes de ideas afines parecían estar sentando las bases para hacer lo mismo. Pero al incitar a sus partidarios más violentos, Trump puede haber disuadido a otros populistas de enganchar sus carromatos a una estrella caída.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí