Democracia en el Perú, ante su mayor desafío en el siglo. En abril de 2021, Perú mostró por primera vez en la historia de la democracia electoral global, los votos en blanco y nulos superaron los votos recibidos de cualquier candidato.

Democracia Perú

A veces denominados votos de “protesta”, un total de 3.313.086 votos emitidos en la primera ronda de las elecciones de Perú fueron descartados por estar en blanco o nulos. Más que los 2.724.752 votos recibidos por Pedro Castillo o los 1.930.762 votos recibidos por Keiko Fujimori.

Si incluimos a los 7.5 millones de peruanos que se abstuvieron de votar y pagaron multas que oscilan entre los 6 y 80 dólares por su ausentismo, un enorme 43 por ciento de los peruanos eligieron abstenerse, votaron en blanco o invalidaron sus votos.

Estos niveles tan altos de votos en blanco y descartados son extremadamente raros. Incluso en circunstancias notables en las que los votos en blanco y nulos recibieron entre el 16 y el 18 por ciento de los votos emitidos, como Ecuador en 1988 , Albania en 1996 y Brasil en 1998, el total de votos no elegibles nunca se acercó a superar los votos recibidos por un candidato o partido líder en una elección general o presidencial.

¿Por qué tantos peruanos emitieron un voto en blanco o anularon intencionalmente su voto? La respuesta radica en una erosión gradual y constante de la confianza pública en las instituciones políticas latinoamericanas durante las últimas dos décadas.

Una encuesta de Gallup que encuestó a diez países de América del Sur entre 2009 y 2016 encontró que el 76 por ciento de los peruanos no tenía confianza en su gobierno nacional, lo que marca el nivel más alto de desconfianza documentada en la región.

Otro estudio realizado en mayo de 2020 encontró que solo el 20 por ciento de los peruanos tenía confianza en su congreso unicameral, el 21 por ciento tenía confianza en los partidos políticos del país y hasta el 59 por ciento dijo que aceptaría un cierre completo del Congreso por parte del Ejecutivo, en circunstancias de crisis.

Esta erosión de la confianza es un subproducto del colapso de los partidos políticos en Perú desde la década de 1990.

En 2003, el politólogo Steven Levitsky, escribiendo con Maxwell Cameron, señaló que “los partidos se encuentran hoy entre las instituciones democráticas menos creíbles en América Latina, pero la democracia sin ellos es casi inconcebible. La experiencia peruana ofrece una clara evidencia de la indispensabilidad de los partidos como mecanismos de representación”.

Representación débil

Aún así, los inconvenientes de los partidos políticos débiles y la mediocracia que ha caracterizado a la política peruana han sido de alguna manera ventajosos para el país, permitiendo al país escapar de dos problemas importantes que han preocupado a sus vecinos latinoamericanos.

Primero, la falta de partidos políticos viables en el país ha generado elecciones centradas en los candidatos, cambiando el enfoque de las ideologías partidistas a las capacidades de liderazgo y las agendas de los candidatos individuales.

Además, el enfoque en candidatos individuales le ha dado a los peruanos un descanso de la dicotomía polarizada izquierda-derecha que se ha convertido en el punto focal de la política en países como Brasil, Chile, Venezuela, Argentina y Ecuador. Como tal, Perú no ha visto cambios masivos de derecha a izquierda en sus períodos presidenciales; en cambio, los presidentes peruanos han traído cambios más suaves, vacilando solo levemente entre el centro-izquierda y el centro-derecha.

En segundo lugar, la débil base política de Perú ha impulsado políticas macroeconómicas más conservadoras y, por lo general, menos riesgosas, al tiempo que sigue implementando programas sociales destinados a reducir la pobreza y la desigualdad.

No es de extrañar que el PIB de Perú se haya multiplicado por cinco, pasando de 50.000 millones de dólares en 1999 a 226.000 millones de dólares en 2019, incluso cuando su coeficiente de desigualdad de Gini cayó de 54,8 en 1999 a 41,5 en 2019 (en América del Sur, solo Uruguay tiene un índice de desigualdad más bajo).

Modelo abollado

Este modelo económico de centroderecha también tenía sus defectos: más notablemente, ha demostrado ser incapacidad para distribuir equitativamente la prosperidad económica en todo el país, dejando el interior de Perú altamente subdesarrollado, mientras que los sistemas de educación pública y salud de Perú seguían siendo sumamente insuficientes y mal equipados.

Aún así, este modelo económico ayudó a Perú a evitar los colapsos económicos que han acosado a sus pares económicamente más aventureros como Venezuela, Argentina, Brasil y Ecuador.

Sin embargo, Perú parece ahora dispuesto a apartarse de su camino históricamente centrista, ya que los dos candidatos que compiten por la presidencia el 6 de junio probablemente moverán la escala política hacia la extrema derecha o la extrema izquierda. Con hasta el 21 por ciento de los votantes aún indecisos , sigue siendo imposible determinar en qué dirección girará el país.

Desafíos

Quien sea elegido como el próximo presidente de Perú heredará una multitud de problemas: un sistema de salud devastado, una economía en desaceleración, una deuda pública que se avecina, niveles crecientes de pobreza y desempleo, y una población inquieta.

Además, es probable que la creciente ola de polarización que ha surgido entre la primera y la segunda rondas electorales provoque cierto retroceso, tal vez en forma de protestas populares tras la votación del domingo.

El mayor desafío de todos radica en la intersección del débil sistema de partidos de Perú y el Congreso unicameral de la República del país. Todos los presidentes peruanos desde 2001 han tenido que lidiar con la débil representación de su partido en el Congreso de Perú, lo que a menudo los ha dejado en un punto muerto sin el apoyo necesario para impulsar reformas socioeconómicas o políticas serias. El nuevo presidente enfrentará las mismas limitaciones del Congreso, ya que ni Castillo ni Fujimori lideran un partido con mayoría legislativa.

Por ahora, tanto Castillo como Fujimori solo están buscando llegar a la meta; quien gane es probable que modere su posición para minimizar los riesgos de un colapso económico y disturbios políticos, que solo han sido exacerbados por la pandemia de COVID-19 en curso, que, como se indica en las cifras actualizadas publicadas esta semana por el gobierno, se estima que mató a 180.764 peruanos, lo que le da a Perú la peor tasa de mortalidad per cápita del mundo.

Ninguno de los candidatos ha presentado un plan coherente para combatir el COVID-19, y solo rara vez indica si su administración centraría los esfuerzos en soluciones a corto o largo plazo, como campañas de vacunación masiva o inversiones en infraestructura de atención médica para prevenir una tercera ola, respectivamente.

El próximo presidente peruano, por lo tanto, enfrentará una multitud de desafíos, pero una cosa es segura: una mayor polarización y un giro radical hacia la izquierda o la derecha solo pondrán en peligro aún más el clima social y político del país. Sería prudente que el vencedor de las elecciones del 6 de junio buscara alianzas transpartidistas e ideológicas para mantener el período más largo de gobierno democrático ininterrumpido en la historia peruana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí