Cultivos de coca en Perú, propuesta del gobierno

Cultivos de coca en Perú, propuesta del gobierno. Máxima autoridad antidrogas del gobierno de Perú defiende la reducción concertada de cultivos de coca como política de Estado.

Coca Perú gobierno

El organismo antidrogas de Perú defendió hoy su propuesta de Pacto Social Ciudadano para la reducción voluntaria y sostenible de los cultivos ilícitos de hoja de coca, ante la falta de efectividad de la erradicación obligatoria.

La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), cuyo titular es el experto Ricardo Soberón, planteó como objetivo un compromiso construido entre el Estado y la sociedad civil en la región andino-amazónica y con derechos y deberes recíprocos.

Un informe de la dependencia especifica que se priorizará el pacto con los pueblos originarios y productores agropecuarios, para que “reduzcan voluntariamente los cultivos de coca para fines ilícitos a cambio de servicios oportunos del Estado”.

Agrega que el pacto es necesario ante “el fracaso de la reducción forzosa de cultivos de coca y la falta de articulación intergubernamental entre las distintas instituciones del Estado en las acciones contra el narcotráfico”.

Según Devida, entre 2016 y 2020 la erradicación forzada eliminó 113.000 hectáreas y destruyó 3.873 maceradores de hoja de coca, primera fase de producción de cocaína, y 1.900 laboratorios de producción de estupefacientes.

Sin embargo, el área de plantaciones aumentó en el mismo período en un 41 por ciento, pasando de 43.900 hectáreas a 61.000 hectáreas.

Cultivos ilícitos

Agrega el informe que en los últimos gobiernos se trasladaron cultivos ilícitos de las áreas de erradicación a zonas fronterizas con Bolivia, Brasil, Colombia y Ecuador, como consecuencia de la demanda mundial de cocaína.

El pacto propuesto prevé fortalecer el desarrollo alternativo (cambio de producción) y enfocarse en la reducción de cultivos ilícitos de manera gradual y sostenible y un régimen de control más efectivo para la producción, recolección, industrialización y comercialización de la hoja de coca legal, actualmente en crisis.

Según cifras oficiales, cinco millones 900 mil peruanos consumen coca, a sorbos el jugo de la hoja y en infusión, lo que representa una demanda legal de 12 mil toneladas anuales, es decir, el ocho por ciento de la producción total.

Devida señala que el 80 por ciento del consumo de cocaína se concentra en Europa y el resto mayoritariamente en Estados Unidos, por lo que es necesario promover una perspectiva de responsabilidad común y compartida a nivel internacional para enfrentar el narcotráfico generado por la demanda.

El gobierno peruano, agrega el informe, está comprometido con la lucha contra el problema mundial de las drogas porque, junto con otros países andinos, se ve afectado por presiones externas provocadas por la demanda mundial de cocaína, una grave amenaza para el Estado.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.