Copacabana y el rito de la bendición de autos

Las curiosas costumbres de Copacabana. Así titula su crónica Jenny Adams para BBC Mundo. La nota tiene una mirada distinta sobre el bautismo que se le realiza a los autos con cerveza.

«Lo primero que pensé fue que Copacabana, Bolivia, se parece mucho a la costa italiana de Amalfi. Desde la distancia, a través de las aguas oscuras y agitadas del lago Titicaca, la tierra tenía una apariencia similar, ligeramente árida, y las laderas contaban con grupos de casas pintadas de vivos colores y hoteles de color terracota. Una delgada franja blanca de arena se alineaba en la costa rocosa.

«Pero una vez que me aventuré en la plaza principal, todos los pensamientos sobre Amalfi desaparecieron.

«En el centro de Copacabana, entre los adoquines y los mercados luminosos, la Basílica de Nuestra Señora de Copacabana se alza con un blanco absoluto, salvo pequeñas e intrincadas baldosas alrededor de los arcos. La ciudad se encuentra a una altura increíble de 3.841 metros, en el cielo celeste cegadoramente brillante de Bolivia.

«Este es un lugar muy sagrado para bolivianos y peruanos», me dijo Gustavo Morales, mi guía turístico boliviano, y me explicó que Copacabana es el principal punto de entrada para quienes viajan desde Perú a Bolivia.

«Miles de personas vienen aquí todos los años para una bendición a la Pachamama, o Madre Tierra. Se dice que la Virgen de Copacabana extiende la vida de las máquinas y los humanos por igual. Cada vez que alguien compra un automóvil, su primer viaje por carretera debe ser hacia aquí, en Copacabana para que sea bendecido para viajes seguros en el futuro. Es un momento de gran celebración».

«Navegamos a pie más allá de docenas de autos, adornados desde el paragolpe a los guardabarros. Ancianas vestidas con vibrantes aguayo (chales tejidos) subieron sus pesadas faldas negras para subir y colocaron gladiolas en los techos de los automóviles mientras los sacerdotes caminaban detrás de ellos, salpicando los motores expuestos con agua bendita en cubos de plástico. Pude escuchar un alegre estrépito de brindis y conversaciones tanto en español como en el idioma indígena andino de Aymara.

«Muchos de los autos que vienen aquí son autos usados», dijo Morales. «Pero, dado que son nuevos para la persona que los posee, necesitan la bendición. La bendición es realmente para que las personas en su interior tengan viajes seguros en su nuevo vehículo «.

Peregrinos

Algunas personas, dijo, hacen la peregrinación desde La Paz, Oruro o incluso hasta Santa Cruz de la Sierra o Potosí.

Morales explicó que después de la bendición, los propietarios y los lugareños vierten cerveza en los autos para saciar la sed de la Pachamama. Pude ver que en algunos lugares los adoquines estaban manchados donde los devotos habían salpicado sus bebidas.

«Los sacerdotes no bendicen con cervezas, pero a veces si es un día caluroso, es posible que uno beba un sorbo», dijo. «La cerveza es realmente algo que surgió como una marca de celebración por parte de los mismos propietarios de autos. Después que un carro es bendecido es hora de una celebración. Y a los bolivianos y los peruanos les encanta beber, por lo que la costumbre solo crece con el tiempo «.

«¿Qué pasa con los pétalos de rosa?», le pregunté.

«Los pétalos de rosa son casi una cosa de estatus», dijo Morales. «Son arrojados a los autos y la cerveza ayuda a que los pétalos se peguen». De esta manera, cuando conduzcas, todos los que los vean en el camino de vuelta a casa saben que tienes un auto nuevo y que ha sido bendecido en Copacabana».

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.