Chocolaterías peruanas, secretos de la sabrosa Lima

Chocolaterías peruanas, secretos de la sabrosa Lima. «No es un gran espacio publicitado. Es algo con lo que te encuentras y te sorprendes gratamente». Lo afirma AJ Wildey, propietaria de El Cacaotal.

Chocolaterías peruanas

El boca a boca recorre un largo camino en Lima para llegar a El Cacaotal. Inaugurada en 2017, la tienda de chocolates originalmente estaba escondida detrás de un café en el primer piso de una gran casona  en el moderno distrito empresarial de Barranco.

A partir de junio de 2018, AJ trasladó su gran colección de bares, puntas, trufas y más al segundo piso del mismo edificio. Su tienda ahora se encuentra junto a un elegante estudio de diseño de interiores (Puna Estudio) y una tienda de cosméticos a base de plantas (Herbario).

Una nativa de Nueva Jersey con una maestría en antropología, AJ ha establecido su tienda y sus operaciones de una manera que beneficia tanto al consumidor como al productor de cacao.

En dos grandes estanterías de madera, unas 40 marcas nacionales de barras de chocolate han sido cuidadosamente clasificadas de acuerdo con la región de Perú de la que proceden.

Desde el Amazonas hasta Ayacucho. Es una clara demostración de la diversidad en el cacao peruano. Habrá que decidirse por los de leche oscura, con notas de ingredientes locales, como la muña, menta o quinoa crujiente.

Las ventajas de enfrentarse a la inmensa selección en El Cacaotal son las muestras que AJ y su pequeño equipo de empleados ofrecen a los compradores indecisos.

Mirando hacia arriba, los altos techos de la tienda, tan característicos de las casas coloniales en Perú, dan paso a una serie de fotos en blanco y negro de los productores de cacao.

Para AJ, pagar a los productores de cacao por adelantado y por encima del valor de mercado es un hecho normal, sin embargo, también es importante que sean escuchados y vistos. A lo largo del año, Cacaotal ofrece degustaciones gratuitas e informales dirigidas por los agricultores visitantes de cacao, así como talleres privados y grupales de degustación de diversos módulos que pueden atraer al chocoholic común al conocedor.

Y mientras mantiene sus estantes llenos u ofrece consejos de diseño y mercadotecnia a los productores de cacao, AJ ha estado preparando algo especialmente delicioso para el próximo año.

«A principios de 2019 vamos a empezar a ofrecer talleres de chocolate. Así que además de nuestros talleres de degustación, la gente podrá hacer su propia barra de chocolate”, comenta.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.