domingo, marzo 29, 2020
Inicio ACTUALIDAD Chabuca Granda, protagonista del Mes de la Historia de la Mujer

Chabuca Granda, protagonista del Mes de la Historia de la Mujer




Chabuca Granda, protagonista del Mes de la Historia de la Mujer. Su legado está en sus canciones, su música, su defensa al patrimonio. Es una parte indeleble de la cultura musical peruana.

Chabuca Granda historia

Sus composiciones, sobre todo “La Flor de la Canela”, fueron los comienzos de una nueva era en los sonidos afroperuanos, con Chabuca Granda como una de las campeonas más vocales del género. En su carrera de décadas, principalmente como artista independiente, ayudó a que los artistas y la música afroperuanos se destacaran. Fue importante en devolver la herencia musical negra del Perú a la esfera pública.

Nacida en la región de Apurímac en 1920, la carrera musical de Granda fue un segundo acto para ella. Su padre era un ejecutivo minero en la región, pero la familia se mudó a Lima cuando aún era muy joven. Allí, comenzó a dedicarse a la música, cantando en el coro de su escuela y tocando la guitarra. Se casó joven y la música siguió siendo una constante para ella, tocando en casa para su esposo e hijos. Cuando Granda y su esposo se separaron, y finalmente se divorciaron en 1952, la música que solo había estado en el fondo de su vida, comenzó a ser central.

Primero tocaba para amigos en salones de artistas, reuniones de música, poesía y política. Granda tocó Música Criolla, una música tradicional peruana que combina las influencias africanas, indígenas y europeas del país. Y fue particularmente conocida por su interpretación de valses criollos, que en ese momento se conocían como música de clase obrera, lo que, como explica Javier León, director del Centro Latinoamericano de Música de la Universidad de Indiana, era “algo así como la versión de Perú de la música country”.

Estas fueron canciones sobre el desamor, la nostalgia y la pérdida. Granda, al principio, utilizó los ritmos básicos del vals, pero sus letras fueron las que la hicieron sobresalir. Eran poéticas, festivas, llenas de imágenes. En 1950, escribió “La flor de la canela”, la canción que se convertiría en su firma, y ​​que devolvería estos valses a la vanguardia.

Antes de 1950, la música criolla estaba perdiendo el favor de las clases altas peruanas, quienes comenzaron a gravitar más hacia los tangos y el jazz estadounidense, una música que se consideraba más “sofisticada” que la música tradicional del Perú.

Pero en la década de 1950, retornó el orgullo por la herencia musical del país, de la mano de artistas y pensadores políticamente activos. Los valses de Granda hablaron del pasado, uno idealizado, sin duda, pero su nostalgia resonó en los oyentes, y ella comenzó a ganar atención. Sin embargo, su ascenso no siempre resultó fácil.

Ser una mujer en la década de 1950, particularmente una que estaba divorciada, trajo su propio conjunto de obstáculos. Por un lado, su relativo privilegio, su raza y su estatus de clase, le permitió cierta flexibilidad en un momento de rígidas expectativas para las mujeres.

“Ella tenía más libertad para disfrutar de cosas como la música”, dice León. Pero las oportunidades aún eran limitadas para las mujeres, y no era diferente para Granda. Como señaló Susana Baca, “me dijo que usaba seudónimos para sus primeras composiciones. Fue terrible para una mujer ser una artista”.

A pesar de esto, Granda estaba dejando su marca y se convirtió en una figura muy conocida en la música peruana. A fines de los años 60, alimentada en parte por sus intereses y en parte por el cambio nacional en política, su música pasaría a su siguiente fase.

Perú estaba experimentando un cambio cultural. Después del golpe de Estado de 1968 “la música y las artes culturales producidas localmente se consideraron tesoros folclóricos nacionales”.

Ella utilizó su influencia para asegurar oportunidades de grabación para los músicos, y comenzó a incorporar su influencia en su propia música. Reorganizó algunas de sus canciones más antiguas, agregándoles más ritmos afroperuanos. Defendió a los artistas, y como lo había hecho años antes con sus valses, dio a la música y a los artistas negros de Perú, su momento bien merecido en el centro de atención.





Que opinas sobre esta noticia?

Debe leer

Queman murciélagos en Cajamarca por temor al coronavirus

Queman murciélagos en Cajamarca por temor al coronavirus Miedo social ante la pandemia Cientos de vecinos de Cajamarca, una provincia de Santa Cruz, en Perú, salieron...

Son 11 los pacientes muertos por coronavirus en Perú

Son 11 los pacientes muertos por coronavirus en Perú Covid-19 El Ministerio de Salud (Minsa) informó este viernes e que se elevó a 11 la cifra...

Ayudante de Gareca viola cuarentena y lo detienen

Ayudante de Gareca viola cuarentena y lo detienen Nolberto Solano El avance de la pandemia del coronavirus alrededor del mundo obligó a la mayoría de los...

Pandemia, opinión de Jesus Antonio Fernandez Olmedo

Pandemia, opinión de Jesus Antonio Fernandez Olmedo. El que no tenga nuevos valores renovados de ahora en adelante es porque es una piedra, no...

Relato de un estadounidense varado en Perú y encerrado por COVID-19

Relato de un estadounidense varado en Perú y encerrado por COVID-19. La economía en auge a principios de 2020 parecía el momento perfecto para...