Cárteles mexicanos, dueños del narcotráfico desde Colombia

Cárteles mexicanos, dueños del narcotráfico desde Colombia. El poder del narcotráfico ha pasado de los cárteles de Colombia a los mexicanos al cambiar los controles más rentables del negocio.

Cárteles mexicanos narcotráfico Colombia

El narcotraficante de Colombia Pablo Escobar solía disfrazarse de héroe revolucionario mexicano para divertirse. Durante su apogeo como el capo de la droga más buscado del mundo, no podría haber imaginado que los mexicanos, en ese entonces principalmente contrabandistas para los colombianos, terminarían dirigiendo el imperio que había construido con tanta sangre derramada.

De ser una mera parada en la ruta de contrabando a Estados Unidos en las décadas de 1980 y 1990, los cárteles mexicanos se han apoderado en gran medida del negocio, financiando la fabricación de drogas en Colombia y controlando los envíos a Estados Unidos a través de América Central.

Durante más de una década en la década de 1980, Escobar y su temido cartel de Medellín dominaron el tráfico mundial de cocaína con sus rivales del cartel de Cali, que a su vez controlaba el comercio después de que la policía matara a tiros al narcotraficante en 1993.

Cuarenta años después de la «guerra contra las drogas» de Estados Unidos, Colombia sigue siendo el mayor productor de cocaína del mundo y Estados Unidos su mayor consumidor.

Pero la caída de los capos -primero Escobar, luego los hermanos Rodríguez Orejuela del cártel de Cali- tuvo una consecuencia no deseada.

Los narcotraficantes colombianos se «atomizan» en grupos más pequeños que son más difíciles de rastrear y erradicar.

También dejó un vacío para que lo llenaran los cárteles mexicanos.

División «laboral»

En la década de 1990, “había una especie de división del trabajo: los colombianos producían y empacaban la coca, la trasladaban a la costa del Pacífico o del Caribe o a los puertos (mientras) el traslado a México o Estados Unidos lo hacían mexicanos», dijo el general retirado de la policía y exvicepresidente Oscar Naranjo.

Hoy, los mexicanos controlan varios aspectos del negocio, enviando cocaína directamente desde Colombia a Estados Unidos en lanchas rápidas o semisumergibles.

Con el mercado estadounidense en gran parte en manos mexicanas, los grupos colombianos han puesto cada vez más su mirada en Europa.

En los últimos tres años, la droga colombiana ha estado llegando por barco de carga «en cantidades muy grandes» a España, Bélgica u Holanda, dijo Esteban Melo, coordinador de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito en Colombia.

Los traficantes mexicanos son conocidos en Colombia como «Los Invisibles», dijo Melo.

Para “financiamiento no necesitan ser visibles, no necesitan todo un cuerpo armado detrás porque no están metidos en las disputas territoriales por el negocio del tráfico”, explicó.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *