Carlos Fernández Prada, trágica muerte del peruano que no pudo salir de Venezuela

Carlos Fernández Prada, trágica muerte del peruano que no pudo salir de Venezuela. El músico peruano que pidió ayuda para salir de Venezuela se suicidó. Según los informes, se vio afectado por una depresión severa, desencadenada por la muerte de su esposa hace casi un año. A lo que se sumó la situación financiera precaria en la que se encontraba cuando vivía en Venezuela.

Aunque su familia estableció una cuenta de ahorros abierta para donaciones, no recaudaron suficiente dinero para comprar boletos.Y junto a su pareja sufrieron dificultades con las autoridades cuando intentaban obtener pasaportes de emergencia.

Músico a la deriva en la Venezuela de Maduro

«En Venezuela hay tanta falta de humanidad por parte de las autoridades que estoy muy preocupado y estoy pidiendo ayuda para mí y para mi hija», dijo el músico en abril pasado. «Necesitamos dos boletos de avión. Queremos salir de aquí, pero no podemos comprarlos porque gano el equivalente a 4 dólares por mes».

Fernández sufría de depresión y desnutrición crónica. Asistió al empeoramiento de la situación en Venezuela como una espiral descendente ineludible.

«Carlos no se había comunicado con nosotros durante unos días», dijo su primo Consuelo Fernández Prada a El Comercio. «Estaba muy deprimido, no estaba durmiendo y dijo que vio gente buscando comida en la basura. Él no quería llegar a esos extremos «.

Carlos Fernández Prada había viajado a Venezuela con su familia para cumplir con el último deseo de su madre venezolana, que sería enterrada en su país de origen. Se quedó por el deseo de su esposa uruguaya, y se establecieron en Maracaibo con sus dos hijos, Sai y Michelle.

Apoyó a la familia con su música, pero a medida que la situación política empeoraba hubo menos eventos culturales y luchó por ganar dinero. Su esposa Virginia desarrolló cáncer, pero debido a la falta de suministros médicos y sin dinero para comprar frutas o verduras, su condición se deterioró.

Su familia en Uruguay logró ahorrarle un boleto hacia Uruguay, pero al llegar al aeropuerto no la dejaron viajar sola, ya que no tenía un acompañante.

Regresaron a su casa, donde su hermana pudo visitarla, pero tres días después cayó en cama y se rompió una pierna. Lograron llevarla a un hospital en la parte trasera de un camión, pero como no tenían anestesia, trataron de colocar el hueso sin alivio para el dolor. Poco después de esto, Virginia falleció trágicamente.

Fernández usó Facebook como una forma de comunicarse con su familia y pedir ayuda para él y su hija.

Su muerte dejó a su hija menor, Michelle, de 21 años, sola en Maracaibo. Su familia está tratando de ahorrar dinero para llevarla de regreso a Perú. Hicieron una solicitud pública a Martín Vizcarra y al gobierno para ayudarlos a llevarla a casa.

Si desea ayudar a la familia, la cuenta es con Scotiabank, número de cuenta 562-0744051. Originalmente fue creado para ayudar a Fernández a salir de Venezuela, pero ahora el dinero se destinará a la repatriación del cuerpo, la cremación y otros gastos funerarios.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.