Brasil se queda a oscuras para hacer frente a ómicron

Apagón de datos

Los brasileños con síntomas de COVID-19 se han enfrentado a largas filas en los centros de salud en busca de pruebas de coronavirus, mientras los reportes de personas con sospecha de la enfermedad han vuelto a dominar las conversaciones en el país, pero un «apagón de datos» del gobierno federal no ha reflejado el progreso real de la variante ómicron, advirtieron los expertos.

Sin una política eficiente de testeo masivo desde el inicio de la pandemia, Brasil se encuentra ahora en una situación aún más complicada de escasez de pruebas por la alta capacidad de transmisión de ómicron, la nueva variante del coronavirus que ha llevado a varios países del mundo a batir récords de nuevos casos de COVID-19.

Además de la falta de pruebas, los sistemas de información del Ministerio de Salud son inestables desde que el 10 de diciembre fue objeto de un ataque de hackers, lo que ha dificultado el registro de nuevos casos por parte de los departamentos de salud estatales.

«El sistema de registro general es malo desde el principio y empeoró con el ataque de los hackers, por lo que estamos realmente sumergidos», dijo el médico salubrista Gonzalo Vecina Neto, expresidente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y profesor de la Escuela de Salud Pública de la USP. «Estamos a oscuras».

A pesar de ser el tercer país del mundo con más casos y más muertes por COVID-19, Brasil es el lugar de Sudamérica que menos hace pruebas a sus ciudadanos para detectar la enfermedad, según los datos recopilados por el sitio web Our World in Data, excluyendo a Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa, que no divulgan sus cifras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí