Brasil sale de la recesión económica y la noticia repercute en la región

Brasil y su recesión ha resultado un proceso doloroso para la población. Y las consecuencias han tenido impacto en el resto de la región. Hoy se conocerá la salida técnica de la recesión. Las recientes estadísticas del PIB puede confirmarán la recuperación económica.

Varios economistas y analistas del mercado se preguntan: ¿y ahora, qué? El Producto Interno Bruto (PIB) brasileño del cuarto trimestre de 2017 confirmará la salida de la recesión. Se explica porque se especula con un alza del 0,5% en el Producto Interno Bruto del cuarto trimestre, en  comparación con los tres meses anteriores.

En el acumulado de 2017 la expansión debe ser del 1,1%, después de la pérdida acumulada de más del 7% del producto en los últimos dos años.

Mayor consumo

Si hasta entonces gran parte del crecimiento venía siendo impulsado por el consumo de las familias, otro indicador debe comenzar a destacar en los datos de fin de año: las inversiones.

La expectativa es que las inversiones presenten un alza del 1,5% en el cuarto trimestre, en comparación con los meses anteriores y crezca aún más en 2018.

«Esperamos un crecimiento de las inversiones para este año del 2,2%, con sesgo de alta», dice Rafael Gonçalves Cardoso, economista de Daycoval Inversiones.

«Las inversiones son importantes porque un crecimiento basado sólo en el consumo de las familias no es sostenible», concluye.

Para 2018, la expectativa es de un PIB del 2,89%. Los economistas resaltan que el alza de las inversiones puede ser aún mayor en caso de una definición del escenario político.

A partir de 2019, el avance en la economía dependerá no sólo de la confianza de inversores en el nuevo presidente. También de la reanudación de la agenda de reformas.

El informe presentado ayer por la OCDE, el club que reúne a los países más ricos del mundo, reveló que las reformas pueden hacer que el PIB brasileño crezca más 1,4 puntos porcentuales por año durante 15 años.

Ello incluye no sólo medidas de ajuste interno, sino también de mayor integración de Brasil a la economía mundial. La institución prevé un avance de hasta el 3,6% para la economía global en 2018.

Es decir: Brasil necesita moverse sólo para no quedarse atrás. Salir de la recesión, como logró en 2017, es sólo un primer paso.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.