Brasil, abandona a los judíos (otra vez)

Brasil, abandona a los judíos (otra vez). Dichos del presidente de Brasil sobre Israel y los judíos motiva opinión de Rafael Medoff, de Instituto de Estudios del Holocausto.

Brasil judíos

Por Rafael Medoff (*)

El presidente de Brasil comparó a Israel con los nazis y lo acusó de cometer genocidio en Gaza. Pero cuando los verdaderos nazis estaban cometiendo un genocidio real, ¿cómo respondieron los líderes de Brasil?

Durante los años de Hitler, el régimen del presidente brasileño Getulio Vargas, impulsado por el antisemitismo religioso y la hostilidad a la inmigración, cerró de golpe las puertas del país cuando los judíos intentaban huir de los nazis.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de Alemania, James G. McDonald, visitó Brasil en 1935 y rogó a Vargas y otros líderes brasileños que admitieran refugiados judíos.

McDonald señaló que el vasto y despoblado Brasil es más grande que los Estados Unidos contiguos (es decir, sin Alaska), pero su población en la década de 1930 era menos de un tercio del tamaño de la de Estados Unidos. En otras palabras, había mucho espacio para los refugiados. Pero las súplicas de McDonald’s se toparon con un muro de excusas.

El Ministro de Trabajo, por ejemplo, le dijo a McDonald que no se podían hacer cambios en la cuota de inmigrantes alemanes de Brasil. Cuando McDonald sugirió que Brasil acogiera a judíos que vivían en Alemania pero que eran ciudadanos de otros países, el ministro respondió que su gobierno había decidido previamente «clasificarlos como alemanes, y cualquier otra forma de entender el asunto sería demasiado complicada».

Un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores le dijo sin rodeos a McDonald que su gobierno no estaba interesado en ningún grupo de refugiados que fuera «predominantemente judío».

Presidentes brasileros

El presidente Vargas no se comprometió y se limitó a ofrecer que pediría al Ministro de Trabajo que nombrara un comité para investigar el asunto. McDonald también se reunió con el máximo funcionario de la Iglesia católica del país, el arzobispo Sabastio Leme da Silveira Cintra, quien expresó «total simpatía» por los refugiados.

Pero cuando McDonald pidió al arzobispo que planteara el tema al presidente Vargas, «dijo que no podía hacerlo» debido a «ciertas dificultades».

Después de casi seis semanas en Brasil, McDonald escribió en su diario que abandonaba el país «de muy mal humor», debido a la «actitud personal hostil» de los líderes brasileños hacia los judíos.

Sólo a un puñado de inmigrantes judíos se les permitió ingresar a Brasil durante los años nazis. Durante la mayor parte de la década de 1930 se admitió un promedio de entre 2.000 y 3.000 anualmente. Durante el pico del asesinato en masa de judíos, de 1942 a 1944, el gobierno brasileño abrió sus puertas a un total de 108 judíos en 1942, once en 1943 y seis en 1944.

Mientras 12.000 judíos eran gaseados diariamente en Auschwitz en el verano de 1944, Brasil concedió refugio a exactamente seis.

Refugiados

Sólo dos brasileños figuran entre los «Justos entre las Naciones» de Yad Vashem. Ambos eran funcionarios consulares en Europa que omitieron la identidad judía de los refugiados a quienes otorgaron visas, para engañar al gobierno brasileño haciéndoles creer que no eran judíos.

Si bien los refugiados judíos fueron rechazados, Brasil se convirtió en un refugio popular para algunos de los criminales de guerra nazis más notorios. Josef Mengele, el «Ángel de la Muerte» que llevó a cabo horribles experimentos médicos con prisioneros judíos en Auschwitz, vivió cómodamente en Brasil durante la mayor parte de sus años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Franz Stangl, comandante tanto en Sobibor como en Treblinka, también disfrutó de su exilio brasileño.

Vivía allí con su nombre real cuando los cazadores de nazis lo localizaron en 1961, pero las autoridades brasileñas tardaron seis años más en arrestarlo. El subcomandante de Stangl en Sobibor, Gustav Wagner, también vivía abiertamente en Brasil.

Fue identificado públicamente en 1978, pero el gobierno brasileño rechazó solicitudes de extradición de cinco países diferentes. Herberts Cukurs, el famoso carnicero de Letonia, pasó dos relajantes décadas en Brasil antes de ser asesinado.

Lula

En lugar de mostrar remordimiento por el abandono de los judíos por parte de su país, el actual presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha señalado con un dedo acusador a Israel, afirmando que la campaña antiterrorista de Israel en Gaza es un «genocidio» y similar a «cuando Hitler decidió matar a los judíos».

En otras palabras, mientras los judíos enfrentan nuevos ataques genocidas, Brasil los ha abandonado nuevamente. ¿Cómo deberían responder los judíos del mundo? Consideremos el ejemplo de México.

Cuando México votó a favor de la resolución «El sionismo es racismo» en las Naciones Unidas en noviembre de 1975, numerosas organizaciones judías estadounidenses protestaron cancelando sus programas de gira a México.

Además, la Asociación Mexicana de Agentes de Viajes reportó 68,000 cancelaciones individuales en hoteles en Acapulco, y otros 60.000 en Ciudad de México, para la próxima temporada vacacional de invierno. Una docena de convenciones judías programadas para celebrarse en México en los meses posteriores a la votación de la ONU fueron canceladas, lo que costó a los proveedores locales 750.000 dólares.

La Agencia Telegráfica Judía informó que el boicot «ha cobrado un alto precio a la importante industria turística de México, con graves repercusiones en la economía [del] país». Los líderes de México dieron marcha atrás y prometieron que no apoyarían resoluciones antiisraelíes en futuros foros internacionales.

Brasil también apoyó la infame resolución de que el sionismo es racismo. Sin embargo, no fue objeto de un boicot organizado en ese momento, aparentemente porque México era un destino más frecuente para los viajeros judíos.

Hoy, sin embargo, hay un turismo judío considerable en Brasil, incluidos programas kosher para Pesaj que actualmente se anuncian en busca de clientes. Será interesante ver si la calumnia antiisraelí del presidente Lula da como resultado el tipo de respuesta judía que Brasil logró evitar hace años.

(*) Rafael Medoff es el director fundador del Instituto David S. Wyman de Estudios del Holocausto.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *