Bosque el Olivar, tesoro para salir del bullicio de Lima

Bosque el Olivar, tesoro para salir del bullicio de Lima. Es uno de los lugares más silenciosos de la ciudad. Bosque y Parque el Olivar posee  más de 1.600 olivos. Han crecido desde hace siglos a partir de solo tres brinzales traídos de España. En 1560, no mucho después de la caída del Imperio Inca, un marinero español navegó desde Sevilla a Lima. Trajo consigo más de 100 retoños de olivo. Sólo tres sobrevivieron al viaje, pero de ellos crecerían 3.000 más cuando Perú obtuvo su independencia en 1821.

Se localiza en el corazón del distrito de San Isidro de Lima. El Bosque el Olivar,es un hermoso lugar para dar un paseo. Contemplar las 44 especies de árboles y más de 20 especies de aves, incluyendo atrapamoscas escarlata, tangaras gris azulado y halcones de Harris. Hay una laguna con patos, un centro cultural y muchos asientos de madera para parejas que se besuquean. En general, es un oasis encantador en la capital frecuentemente caótica.

Tres olivos al comienzo

Todo comenzó con los tres árboles de olivo traídos por el español Antonio de Rivera. Prosperaron en el clima templado del desierto de Lima. Ayudó la temperatura subtropical, muy adecuadas para el cultivo de aceitunas. Durante los siguientes dos siglos, el olivar creció y pasó de un propietario de la clase alta a la siguiente. Finalmente terminó en manos del Conde de San Isidro en 1777.

Al inicio de la Guerra de Independencia del Perú (1811-1826), el parque albergaba más de 3.000 olivos. La guerra, sin embargo, pasaría factura en la arboleda. En un ejemplo particularmente petulante de mala forma colonial, algunos realistas españoles salientes decidieron descargar su disgusto con los árboles indefensos. Derribaron muchos y dejaron  cicatrices a muchos más, antes de huir de la nación recién independizada.

Pero el olivar sobrevivió. Algunos de los especímenes más antiguos todavía tienen las cicatrices de las espadas españolas, pero en el último recuento se clasificaron 1.674 olivos.

El parque fue declarado Monumento Nacional en 1959. Y el consejo del distrito San Isidro lo declaró área de conservación del medio ambiente en 2017. Así que por ahora, al menos, los árboles pueden seguir prosperando en medio de la expansión urbana de Lima.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.