Bolivia, qué sigue después del arresto a Camacho

Bolivia, qué sigue después del arresto a Camacho. Gobernador de Santa Cruz en Bolivia, Luis Fernando Camacho, sufre arresto acusado de terrorismo por un golpe que no fue golpe sino fuga de Evo Morales.

Bolivia arresto Camacho

Crisis inesperada en Bolivia con el arresto del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Está acusado de terrorismo por su papel en las protestas de octubre-noviembre de 2019 que llevaron a la renuncia de Evo Morales y al gobierno interino de Jeanine Áñez, luego de la fuga de Morales y también la de sus funcionarios en la sucesión presidencial.

En Santa Cruz, los grupos reaccionaron de inmediato al arresto de Camacho. Se apoderaron de dos aeropuertos , se dispusieron a bloquear las principales carreteras y lanzaron una serie de manifestaciones y enfrentamientos con la policía que han continuado todos los días. Más de 10 edificios públicos y privados han sido quemados , unos 30 vehículos calcinados, varios heridos y casi 100 detenidos.

Camacho es un empresario de extrema derecha que dirige el comité cívico de Santa Cruz desde 2013, convirtiéndose en su presidente en 2019. Las tensiones entre los grupos de oposición en Santa Cruz y los gobiernos del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales y Luis Arce son de larga data.

Camacho en 2020 se postuló a la presidencia y obtuvo el 14,07 por ciento de los votos en la contienda contra Arce, quien ganó las elecciones con 54,73 por ciento. En 2021, Camacho fue electo gobernador de Santa Cruz con el 55,64 por ciento de los votos.

A fines de 2022, líderes cívicos de Santa Cruz realizaron un paro de 36 días exigiendo un censo anticipado que el gobierno de Arce había postergado de 2022 a 2024. Durante este conflicto se hizo muy visible una lucha dentro del MAS entre Morales y Arce.

Preso político

Tras su detención, Camacho fue trasladado en helicóptero a La Paz y pasó cuatro meses de prisión preventiva mientras continúan las investigaciones por el caso Golpe I. El gobierno ha pedido que se amplíe a seis meses el período de prisión preventiva. Organizaciones afines al MAS han realizado marchas en la sede del gobierno así como vigilias destinadas a que el gobernador de Santa Cruz «no se escape» y reciba una sentencia máxima de 30 años.

Según el gobierno, la detención de Camacho se trata de hacer justicia por las muertes en Sacaba y Senkata , dos masacres que dejaron 21 muertos en noviembre de 2019 durante los primeros días del gobierno de Áñez. Sin embargo, el caso Golpe I, por el que Áñez también está detenida desde hace 20 meses, no cubre estas masacres sino las acciones que llevaron a la renuncia de Morales.

Para los líderes cívicos y empresariales de Santa Cruz, la detención equivale a persecución política, «terrorismo de Estado» y una afrenta a Santa Cruz porque Camacho es la máxima autoridad democráticamente electa del departamento. Según estos líderes, se trata de una cacería de brujas que conducirá a la detención de otros líderes opositores.

Santa Cruz

Los estrategas del gobierno apuestan por un escenario de desgaste de la movilización en Santa Cruz. El gobierno detuvo a Camacho principalmente por una disputa interna dentro del MAS. Morales quiere volver a postularse a la presidencia en las próximas elecciones y Arce es su principal opositor.

Morales y sus aliados han acusado al gobierno de Arce de encubrir el narcotráfico, la corrupción y hacer acuerdos con la derecha de Camacho para aprobar la ley del censo que puso fin al paro de 36 días en Santa Cruz. La detención de Camacho frenó la condena al gobierno de Arce por parte de un amplio segmento del MAS, pero no calmó las críticas de Morales ni de sus operativos .

Para el gobierno, Camacho parecía agotado después de la huelga del censo, pero su arresto revitalizó su liderazgo y las fuerzas más conservadoras detrás de él. Lejos de debilitar a la extrema derecha, la detención la ha fortalecido y reposicionado en Santa Cruz y en el escenario nacional.

Dirigentes cívicos de Santa Cruz proponen una estrategia de lucha de largo plazo a través de bloqueos, acciones sorpresivas, enfrentamientos para desgastar a la policía y acciones para impactar la estabilidad económica del país.

Los estrategas de Arce creen que pueden debilitar esta resistencia a través de la lógica del palo y la zanahoria. Por un lado, intensifican las acciones contra Camacho, amenazan con detener a otros líderes opositores y trasladar más policías a Santa Cruz. Por otro lado, quieren neutralizar el sector empresarial cruceño, por lo que no descartan ofertas para sembrar transgénicos, ampliar la frontera agrícola, exportar sin límites y otras demandas anheladas por el agronegocio.

En este enfrentamiento, Santa Cruz busca usar su peso económico para hacer retroceder al gobierno. A la hora de detener a Camacho, el gobierno no tuvo en cuenta esta dimensión. Con el apoyo de grandes sectores de la población santacruceña, las élites y sectores empresariales impiden el envío de alimentos al resto del país , proponiendo no pagar impuestos, retirando los aportes departamentales a la policía, frenando las exportaciones que generan divisas y tomando otras medidas que puedan afectar la economía y el sistema bancario.

Inflación

De continuar el enfrentamiento, la inflación podría dispararse y podríamos estar ante el inicio de una devaluación del peso boliviano. Estas medidas incrementarán la presión sobre la inflación y la devaluación de la moneda boliviana en un contexto donde las reservas internacionales han caído de 15.000 millones a 3.800 millones de dólares en los últimos siete años.

El logro más preciado de Arce es la estabilidad económica del país (Arce se desempeñó como ministro de economía bajo Morales). De continuar el enfrentamiento, la inflación podría dispararse y podríamos estar ante el inicio de una devaluación del boliviano. Si eso sucede, el gobierno tendrá que enfrentar conflictos no solo en el oriente, sino también en la sierra, comenzando por la ciudad de El Alto.

Estado de Sitio

El segundo escenario, que barajan algunos sectores del MAS , sería la declaración del estado de sitio y la militarización de Santa Cruz. Esto ocurrió en el departamento de Pando en 2008 , cuando el gobierno de Morales declaró el estado de sitio por un conflicto con el gobierno departamental, en el que murieron hasta 19 personas., aunque los detalles no han sido investigados a fondo.

Sin embargo, una cosa es militarizar una ciudad de menos de 50.000 habitantes como Cobija, la capital de Pando, y otra militarizar una ciudad de casi 1,5 millones de habitantes como Santa Cruz de la Sierra. Un estado de sitio en el departamento más grande de Bolivia solo daría nueva vida a la resistencia y uniría aún más a amplios sectores de Santa Cruz y más allá contra el gobierno, lo que llevaría a Bolivia al borde del suicidio.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *