Bitcoin está empujando al oro a una crisis existencial, según Financial Times

Bitcoin está empujando al oro a una crisis existencial, según Financial Times

Nuevo paradigma

Es difícil responder al reto que le planteó al sector del oro uno de los inversores mineros más conocidos del mundo. Evy Hambro, de BlackRock, sugirió este mes que la industria del oro tenía que justificar mejor los costos ambientales de la excavación del material brillante del suelo, dados sus limitados usos industriales y tecnológicos.

En cambio, la extracción de cobre, níquel u otros metales para baterías es más fácil de justificar, dijo, dado su papel crucial en la electrificación y la descarbonización.

Uno se pregunta dónde puede acabar esta inversión ESG (cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) con un costado de juicio de valor. Casi el 60% de la demanda anual de oro procede de los bancos centrales u otros inversores; alrededor de un tercio procede de la joyería, donde, sobre todo en economías emergentes como la India, se utiliza también como depósito de valor.

Los que extraen diamantes preciosos deben preguntarse cuándo alguien se cuestionará si vale la pena cavar agujeros para algo que puede producirse en un laboratorio. ¿Por qué limitarse a las industrias extractivas? El sector de los artículos de lujo debería empezar a pensar también en su utilidad.

Pero los comentarios tocan una fibra sensible porque el oro ya está en medio de una especie de crisis existencial. Hace tiempo, el oro contaba con una tribu fiable de seguidores dispuestos a evangelizar su papel como defensa contra los gobiernos espantosos y el débil dinero fíat. Ahora, los lingotes de oro son un producto analógico en un mundo digital.

El Consejo Mundial del Oro puede señalar con razón que el oro y las criptomonedas son diferentes y pueden coexistir felizmente. El oro tiene una historia larga y relativamente estable en las carteras de inversión; es fundamentalmente un activo natural escaso, pero su producción y propiedad son diversas. No hay nadie que sugiera que la inversión en oro es un salvaje oeste que necesite una respuesta regulatoria global agresiva y coordinada.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.