Argentina, escándalo en Rivadavia por decisión judicial

Argentina, escándalo en Rivadavia por decisión judicial. A fines de marzo una simple denuncia policial realizada en Rivadavia, al este de Mendoza, originó otro escándalo de la Justicia en Argentina.

Argenttina justicia Rivadavia Mendoza

Argentina escándalo Rivadavia

La arbitrariedad ya es una costumbre entre las decisiones judiciales en Argentina, más aún en Mendoza con un Poder Judicial al servicio del Ejecutivo, y peor en ciudades no tan habitadas como Rivadavía, geografía donde alguna vez se levantó la bodega más grande del mundo en producción de vinos.

Este dato puede ilustrar con evidencia la decadencia de Argentina, más allá de su economía: las instituciones están funcionando con personas que fallan más de lo que no, es decir, son más parte del problema que de la solución. Y esto es lo que se vive en reciente escándalo judicial en Rivadavia, Mendoza.

Una denuncia infundada ante la comisaría 13 de esa ciudad y que además no parece que a nadie le importe su veracidad, ha dejado sin su vivienda a dos personas de un momento a otro. Una de ellas padece de discapacidad y con diagnóstico de Lupus.

Ambas personas han sido desalojadas de su hogar en Rivadavia, de un momento a otro, sin mediar mayores medidas de prueba, por la denuncia realizada por el señor Saturnino Vega ante la policía. Se trata de un típico testimonio arreglado por uno de esos abogaduchos de la Argentina de hoy: cuervo inescrupuloso.

Lisa Rosa Morcos jueza

Rivadavia Mendoza

Las personas que quedaron en la calle afirman que esta denuncia delirante y engañosa se trata de una maniobra para despojarlos de la vivienda tras fallecer la madre de la persona discapacitada. Ela es propietaria del cincuenta por ciento de la propiedad, según la escritura.

Saturnino Vega mantuvo un concubinato de décadas y a menos de 6 meses del fallecimiento de su compañera estaría viviendo con otra mujer en esa casa, de acuerdo al relato de vecinos y otros testigos.

La situación es muy conocida en Rivadavia por la calidad humana de las personas que han quedado sin vivienda, tanto como por el historial violento y agresivo del señor Vega, que incluso ha sabido amenazar a parientes con armas blancas.

La decisión de la jueza Lisa Rosa Morcos, a cargo del Tercer Juzgado de Familia de Rivadavia, evidencia una realidad usual en Argentina: primero yo, después yo, y si queda algo lo repartimos, es decir, al final, recién, se administra justicia.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *