América Latina, aceite de palma debería ser sustentable

América Latina, aceite de palma debería ser sustentable. Producir aceite de palma y proteger los bosques en América Latina obliga a los productores que deben compensar la pérdida forestal.

América Latina aceite palma

El aceite de palma en América Latina tiene una presencia cada vez mayor en alimentos, cosméticos y combustibles aunque ha sido objeto de escrutinio por su historial en impulsar la deforestación en las regiones tropicales donde se produce.

Estas preocupaciones han dado lugar a iniciativas internacionales como la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO), que supervisa uno de los esquemas de certificación de sostenibilidad más utilizados en la industria.

Aunque son actores más pequeños en el panorama mundial del aceite de palma, los países productores de América Latina han logrado mantener registros relativamente decentes en materia de sostenibilidad, dicen los expertos.

“Esta región tiene el porcentaje más alto de aceite de palma certificado del mundo, que ronda el 35%”, explica Yasmina Neustadtl, gerente de transformación de mercado de RSPO para América Latina.

“Los grandes impulsores de la deforestación en países como Ecuador son la palma, el café, el cacao y la ganadería”, dice Carolina Rosero, directora del programa Amazonía de Conservación Internacional en Ecuador. “Los únicos que se están ocupando de corregir los errores del pasado en busca de un futuro mejor están en el sector de la palma, con certificaciones como la RSPO”, dice.

Las plantaciones de palma aceitera en la región también “se están desarrollando en su mayoría en áreas forestales previamente degradadas”, según Gustavo Gómez, gerente senior de proyectos de Proforest, una organización sin fines de lucro que promueve la producción responsable.

Producción devastadora

Sin embargo, a pesar de su buen historial, América Latina no ha escapado a los altos riesgos que a menudo plantea el crecimiento de la producción de aceite de palma. Una investigación reciente de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y la ONG Aid Environment, con sede en los Países Bajos, advirtió sobre las amenazas de deforestación para el cultivo de palma aceitera en Colombia.

En respuesta, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma Aceitera de Colombia (Fedepalma), la ONG Solidaridad y Tropical Forest Alliance enviaron una carta solicitando una retractación y correcciones, alegando que el enfoque y la metodología del estudio habían sido inadecuados. La UICN eliminó el informe de su sitio web, indicando que lo están revisando para volver a publicarlo a fines de junio.

Rosero dice: “Lo más difícil es el control y la trazabilidad de estas plantaciones. Esto es algo que hay que trabajar a todos los niveles, desde los gobiernos nacionales hasta los pequeños y medianos productores. Es importante no solo detener la deforestación, sino también que estos cultivos contribuyan a la conservación”.

Neustadtl explicó cómo la RSPO trabaja con diferentes procedimientos para ayudar a prevenir la deforestación y lograr la restauración. Ella dice que la RSPO tiene alrededor de 150 “filtros”, o requisitos, para garantizar que “toda la cadena de valor sea sostenible, que respete el medio ambiente y los derechos humanos, y que no genere más deforestación. Y uno de ellos es el Procedimiento de Remediación e Indemnización (RaCP). Me gusta llamarlo la estrella de la RSPO”.

Tierras

El RaCP se aplica a las empresas que controlan tierras de alto valor de conservación (HCV) que han sido taladas para la producción de aceite de palma desde noviembre de 2005. Estas empresas están obligadas a restaurar estas áreas o compensar los valores de conservación perdidos. El umbral es noviembre de 2005 porque fue entonces cuando la RSPO introdujo sus requisitos y directrices para la certificación. Los cultivos que han causado deforestación desde entonces no pueden ser certificados.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *