Deforestación en Amazonía, en la agenda electoral de Brasil

Deforestación en Amazonía, en la agenda electoral de Brasil. Los votantes de Brasil acudirán a las urnas en octubre, con la oportunidad de debatir la devastadora deforestación en la Amazonía.

Amazonía deforestación Brasil

Bajo Bolsonaro, las tasas de deforestación en la Amazonía han aumentado a medida que el presidente, que tiene estrechos vínculos con la poderosa industria agrícola del país, respalda la expansión agrícola y ganadera en la región.

Los críticos también lo acusan de promover la minería y la tala ilegales en la Amazonía, debilitando las agencias ambientales e ignorando las preocupaciones de las comunidades indígenas de Brasil sobre la creciente invasión de sus tierras.

Tales preocupaciones han empañado la imagen de Brasil a nivel internacional y han generado una creciente preocupación también en el país, ya que la protección de la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, se considera crucial para detener el empeoramiento de los impactos del cambio climático.

Las encuestas muestran a Bolsonaro a más de 10 puntos del principal candidato de la oposición, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil.

Los observadores políticos dicen que Lula, quien gobernó entre 2003 y 2010, tiene una oportunidad real de volver a ser presidente de Brasil, y puede hacer que los cambios verdes sean una parte clave de su plataforma.

Esto es lo que los votantes podrían esperar de él en un segundo mandato, según políticos, miembros del partido PT y dos de sus tres exministros de medio ambiente:

Política ambiental Lula

Antes del día de las elecciones, los candidatos deben presentar un programa que describa su plan para el cargo. En las últimas elecciones, en 2018, el PT de Lula presentó el plan en agosto.

Se espera que la presentación de este año siga el plan «Reconstruir y Transformar Brasil» del partido creado en 2020, dijeron miembros del partido. Pero los detalles aún no se han desarrollado, ya que deben negociarse con aliados en otros partidos.

Aún así, «en el área ambiental, es fundamental, además de combatir la devastación ambiental provocada por el actual gobierno, promover un Green New Deal» que incluya una «transición ecológica hacia una economía baja en carbono», señaló el documento de 2020.

¿Green New Deal brasileño?

A fines de 2021, la tasa de desempleo de Brasil era de alrededor del 11 %, lo que significa que alrededor de 12 millones de personas carecían de trabajo.

La creación de empleos verdes en la región amazónica será una de las principales prioridades del Partido de los Trabajadores de Lula, dijo Nilto Tatto, congresista del PT y ambientalista respetado en Brasil.

Para cumplir con las obligaciones del Acuerdo de París para ayudar a frenar el cambio climático, Brasil necesita restaurar alrededor de 12 millones de hectáreas de bosques, pero bajo Lula esa meta podría aumentar a 17 millones de hectáreas, predijo Tatto.

La replantación de bosques podría generar hasta 2 millones de puestos de trabajo en las regiones pobres gravemente afectadas por la deforestación, dijo.

También se espera que la agrosilvicultura, o la plantación intercalada de árboles con cultivos agrícolas, desempeñe un papel, dijo Penildon Silva Filho, secretario nacional de medio ambiente y desarrollo de PT.

La creación de cooperativas para aumentar los empleos y los ingresos en torno a productos como el açaí, una baya de palmera amazónica ahora popular en todo el mundo por sus beneficios para la salud, podría ayudar a desarrollar la región sin talar árboles, dijo Silva.

«La ganancia del açaí es cinco veces mayor que la de la soja y 10 veces mayor que la de la ganadería», agregó. “Es posible desarrollar, generar empleo y preservar el bosque”.

Bajo Lula, Brasil también reabriría su Fondo Amazonía, anteriormente utilizado por otras naciones para pagarle a Brasil para monitorear y combatir la deforestación a fin de combatir el cambio climático y proteger la biodiversidad.

El fondo fue suspendido por la administración de Bolsonaro en 2019 después de que los principales donantes, como Noruega y Alemania, retiraran sus contribuciones ante la aceleración de la deforestación.

Una vez restaurado, el fondo podría usarse para desarrollar un sistema de pago para las comunidades forestales y otras personas que protegen la Amazonía.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.