Amazonía peruana, minería ilegal de oro contamina con mercurio

Amazonía peruana, minería ilegal de oro contamina con mercurio. Mineros de oro artesanales en Amazonía peruana utilizan fuegos a cielo abierto enviando metilmercurio a la atmósfera y el ecosistema se daña con mercurio.

Amazonía peruana mercurio

Los científicos registran los niveles más altos de contaminación atmosférica por mercurio en el mundo en un área prístina de la Amazonía peruana.

Si tuviera que adivinar qué parte del mundo tiene los niveles más altos de contaminación por mercurio en la atmósfera, probablemente no elegiría un trozo de selva amazónica prístina. Sin embargo, ahí es exactamente donde están.

En un nuevo estudio que aparece el 28 de enero de 2022 en la revista Nature Communications, un equipo internacional de investigadores muestra que la minería ilegal de oro en la Amazonía peruana está causando niveles excepcionalmente altos de contaminación atmosférica por mercurio en la cercana Estación Biológica Los Amigos.

Se descubrió que un grupo de bosques vírgenes antiguos albergaba los niveles más altos de mercurio jamás registrados, rivalizando con las áreas industriales donde se extrae mercurio. Las aves de esta zona tienen hasta doce veces más mercurio en sus sistemas que las aves de zonas menos contaminadas.

El impacto y la propagación de la contaminación por mercurio se han estudiado principalmente en los sistemas acuáticos. En este estudio, un equipo de investigadores dirigido por Jacqueline Gerson, quien completó esta investigación como parte de su Ph.D. en Duke, y Emily Bernhardt, profesora de Biología, proporcionan las primeras mediciones de depósitos terrestres de metilmercurio atmosférico, la forma más tóxica de mercurio.

Ríos

Los mineros ilegales separan las partículas de oro de los sedimentos de los ríos usando mercurio, que se une al oro y forma gránulos lo suficientemente grandes como para ser atrapados en un tamiz. El mercurio atmosférico se libera cuando estos gránulos se queman en hornos abiertos. La alta temperatura separa el oro, que se derrite, del mercurio, que se convierte en humo. Este humo de mercurio termina siendo arrastrado al suelo por la lluvia, depositado en la superficie de las hojas o absorbido directamente en los tejidos de las hojas.

Para medir este mercurio, Gerson y su equipo recolectaron muestras de aire, hojarasca, suelo y hojas verdes de las copas de los árboles, que se obtuvieron con la ayuda de una enorme honda. Centraron su colección en cuatro tipos de ambientes: boscosos y deforestados, cercanos a la actividad minera o alejados de la actividad minera. Dos de las áreas boscosas cercanas a la actividad minera son parches con árboles pequeños y ralos, y la tercera es la Estación Biológica Los Amigos, un bosque primitivo que nunca ha sido tocado.

Las áreas deforestadas, que habrían recibido mercurio únicamente a través de la lluvia, tenían niveles bajos de mercurio independientemente de su distancia a la actividad minera. Las áreas boscosas, que acumulan mercurio tanto en sus hojas como en sus hojas, no eran todas iguales. Las cuatro áreas con árboles ralos, dos cerca de la actividad minera y dos más lejos, tenían niveles de mercurio acordes con los promedios mundiales.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.