A 35 años de la muerte de Borges

A 35 años de la muerte de Borges

Legado literario

Jorge Luis Borges, el invencible de la cuentística universal, padre «rancio» de la literatura argentina, titular de una ética de la que emana «todo el buen decir de la ficción», a quien leemos en todas partes porque él nos enseñó a leer y que, especialmente en pandemia, puede contagiarnos la felicidad de Dahlmann tras haber pasado el encierro, es el que rescatan, a 35 años de su muerte, escritores jóvenes reconocidos por su producción.

Olivia Gallo, Michel Nieva, Martín Castagnet y Juan Ignacio Pisano, autores nacidos entre 1981 y 1993, repasaron cómo las nuevas generaciones metabolizan y resignifican la herencia borgeana.

Nacido en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899, Jorge Francisco Isidoro Luis Borges es una figura clave de la literatura universal. Escribió cuentos, ensayos y poemas como «La fundación mítica de Buenos Aires», «Inquisiciones» y «El Aleph». Murió en Ginebra, la ciudad de su juventud, el 14 de junio de 1986, dos meses después de haberse casado María Kodama, exdiscípula y apoderada de su obra.

«Del Borges que más me gusta, destaco una mirada de la literatura como terreno beligerante, un espacio de tensiones, relecturas, reescrituras, intertextualidades y apócrifos. No como el espacio de una consagración o de una aspiración de jerarquías que es, contradictoriamente, la imagen de Borges que circula en cierto sentido común de aspiraciones ‘cultistas’ en nuestra sociedad, sobre todo la porteña», dice Pisano, autor de «El último Falcon sobre la tierra».

Doctor en Letras especializado en gauchesca, Pisano se refiere a «un espacio de artificio e invención» que entiende a la ficción «como una forma para que la posibilidad exista» y a «la capacidad de decir mucho sin explicar demasiado ni describir en exceso».

Por su parte, Nieva –autor de Tecnología y barbarie, textos que entrelazan ciencia ficción, cyberpunk y ensayo nacional– se disculpa por lo «edípico y patriarcal» que pueda sonar, pero, para él, «Borges es el padre de la literatura argentina, un padre conservador y rancio de cuya ética literaria emana todo lo que se considera la norma de un buen texto de ficción: adjetivación sobria y precisa, imperativo de la brevedad, presentación no psicológica de los personajes».

Su originalidad, dice Nieva, es que «inventó engendros alucinantes, como hacer que la filosofía sea una rama de la ciencia ficción, o la política, una forma de la literatura fantástica. Pero lo que más me sigue asombrando es su capacidad única de amonedar ideas poderosísimas en una o dos oraciones: casi toda la teoría literaria de la segunda mitad del siglo XX sale de dos ensayos suyos: ‘Kafka y sus precursores’ y ‘El escritor argentino y la tradición’, que tienen menos de 10 páginas cada uno».

«Su obra desarma cualquier dicotomía: encarnó la vanguardia desde la tradición y elaboró un estilo mal llamado ‘elitista’ desde los géneros mal llamados ‘populares’. Hasta su figura se burla de esas contradicciones: un visionario ciego que usaba elogios como insultos, un lector de los antiguos que fue más moderno que cualquier contemporáneo», resume Castagnet, autor de Los cuerpos del verano, que comparte con Nieva haber sido elegido como uno de los 25 mejores escritores latinoamericanos sub-39, por la revista Granta.

Por su lado, Gallo, autora de «Las chicas no lloran» destaca: «Sus cuentos arrancan en una dirección y terminan en otro lugar, hay un movimiento que siempre es sorpresivo». Si tuviera que elegir un texto de Borges para leer hoy mismo, en pandemia, Gallo elegiría «El sur». Cita: «En la luz amarilla del nuevo día, todas las cosas volvían a él». Dahlmann «emprende ese viaje después de haber pasado varios días internado en un hospital. Aplicaría eso: la felicidad de salir después de haber pasado un encierro».

Por su parte Castagnet dice: «Leo a Borges en todas partes porque precisamente él nos enseñó a leer y por eso el ensayista es quizás más importante que el cuentista, aunque sus ensayos tengan la fluidez de sus cuentos, y sus cuentos, el rigor de sus ensayos».

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *