Trabajadores peruanos en Japón, despidos afectan su situación

Trabajadores peruanos en Japón, despidos afectan su situación. Sharp ha despedido a más de 3 mil trabajadores temporales extranjeros en Japón. Sucede mientras traslada la producción de sensores de iPhone a China.

Trabajadores peruanos

Japón recibió a 1,27 millones de trabajadores extranjeros a partir de octubre de 2017, con brasileños y peruanos, en su mayoría de ascendencia japonesa, que representan el 11% del total, dice el Ministerio de Trabajo.

Pero el flujo de trabajadores extranjeros con ascendencia japonesa a menudo ha sido tratado como un grifo: abierto cuando se necesita mano de obra y cerrado cuando no.

Después de la crisis financiera de 2008, el gobierno dio ayuda financiera a estos trabajadores para que abandonaran Japón y no les permitió volver a trabajar, ya que la escasez de mano de obra se agravó en 2013.

Los problemas que rodean las prácticas de contratación de mano de obra extranjera no se limitan a Sharp. La industria automotriz y las fábricas de productos alimenticios tienen muchos trabajadores extranjeros con ascendencia japonesa.

La planta Kameyama de Sharp de Japón ganó un contrato para ensamblar componentes de sensores para funciones de reconocimiento facial en el iPhone X, que salió a la venta en noviembre de 2017. La compañía con sede en Osaka aumentó la contratación de trabajadores extranjeros, muchos de ascendencia japonesa.

Despidos

“Los despidos fueron un shock”, dijo una mujer boliviana de origen japonés que fue una de las cuatro trabajadoras extranjeras que asistieron a una conferencia de prensa en Tokio, organizada por grupos laborales.

Apple se ubica como el mayor cliente para Foxconn, el fabricante taiwanés de productos electrónicos que comercializa como Hon Hai Precision Industry, y representa más de la mitad de sus ventas. El presidente de Foxconn, Terry Gou, preocupado por los fallos de producción en Sharp, visitó Japón en otoño de 2017 para hacerse cargo directamente de la planta de Kameyama.

Sharp contrató a más empleados temporales para aumentar la producción. El número de trabajadores extranjeros temporales en Kameyama alcanzó un máximo de aproximadamente 4 mil a fines de 2017. Sin embargo, este año, Foxconn decidió trasladar la producción de sensores a una fábrica en China.

Deja un comentario