Los cortadores de sillar, premiado documental se exhibe en Lima

Los cortadores de sillar, premiado documental se exhibe en Lima. El trabajo de Alfredo Benavides Watmough se verá hoy a las 17 en la Universidad de Lima.

Los cortadores de sillar

El director de “Los cortadores de sillar” se ha referido a su trabajo, desde Nueva York. Allí trabaja realizando efectos especiales y motion graphics. Su testimonio.

– ¿Cómo surgió la idea de filmar el documental?

– En el 2013 acompañé a mi papá, el arquitecto Alfredo Benavides Fett, a un viaje de estudio a Arequipa para hacerle un video introductorio de solo siete minutos a su tesis. Ese video fue bien recibido y fue el primero de su tipo sobre las canteras. Como yo no sabía mucho del tema hice algo poético. Tomé mucho interés en la estética de la piedra de sillar, una piedra literalmente casi tan blanca como la nieve. Y las canteras mismas, un paisaje alienígena que parece una escultura. Es un lugar único en el mundo. Las habilidades con la que los cortadores cortan los bloques y se traen abajo piedras de más de 3 toneladas con sus propias manos es espectacular.

– Y la pasión quedó allí.. 

– En el 2014 fui de nuevo a las canteras para atender la ceremonia en la que se declaran a los canteros Patrimonio Cultural de la Nación. En esa ceremonia me di cuenta de que tan poco reconocidos ellos siempre han sido y cuánto estaban sufriendo ante las invasiones que ya estaban destruyendo otras canteras. Ahí decidí transformar todo en un documental que trata de generar conciencia y denunciar.

Parte de los premios obtenidos por Benavides. El más reciente al “Mejor Director de Documental”, en el NYC Infest International Film Festival!

– ¿Cuál fue tu objetivo?

– El objetivo de mi documental fue generar conciencia sobre un fenómeno del que casi todos los peruanos ya lo damos por hecho: las invasiones. Ellas destruyen todo a su paso de una manera indiscriminada. El paisaje del desierto costeño debería ser reconocido y protegido, pero es muy fácil de invadir por su aridez. El Perú es uno de los países en todo el mundo en el que más parte de su población vive en asentamientos irregulares.

Yo vi a las mismas canteras como un buen “personaje” que sufre ante los traficantes de terrenos. Y las usé como un caso contra las invasiones. Muchas personas ven a las mismas canteras como un hueco en el suelo. Mi gran objetivo era representarlas como un lugar bello, sensible y digno de ser protegido. Al final del documental yo me dirijo directamente al Ministerio de Cultura, quienes han estado posponiendo su protección por muchos años.

Cuando yo me tope con las canteras muy poca gente las conocía. Recién estaban siendo desterradas por la PUCP y simultáneamente las invasiones ya las estaban destruyendo. Para mi era trágico que un lugar oculto por tanto tiempo se destruyera sin que vea la luz en primer lugar. Sentí que tenía que documentarlas. Y por si eran destruidas por lo menos las tenía en fotografías y videos.

– ¿Cuáles son tus nuevos proyecto?

– Actualmente trabajo en NYC pero voy a regresar al Perú el próximo año. Tengo muchos proyectos planeados. La minería peruana me interesa mucho, como es el caso de La Oroya, La Rinconada y el oro ilegal en Madre de Dios. Pero hay muchas situaciones interesantes en el Perú que merecen ser documentadas a fondo, como las Huacas escondidas de Lima y el Mausoleo de Sendero.

Deja un comentario