López Obrador México, ¿el nuevo conquistador?

López Obrador México, ¿el nuevo conquistador? Andrés Manuel López Obrador fue elegido Presidente de México en la primera ronda con el 53% de los votos emitidos. ¿Dónde está parado su país? ¿Por qué son tan altas las expectativas en el México que se avecina?

López Obrador México

La decimoquinta economía del mundo es ahora, según la OCDE, el país más desigual del mundo. En los últimos años de México la seguridad física de los ciudadanos se ha deteriorado aún más: 29 mil homicidios en 2017. ¿De quién es la culpa? Parece que la responsabilidad principal sigue siendo la del PRI, el partido que casi siempre ha estado en el poder en México desde hace setenta años.

Es la fiesta que Mario Vargas Llosa llamó la “dictadura perfecta”. Bajo el presidente Enrique Peña Nieto el PRI nunca ha sido capaz de luchar contra la corrupción y los acuerdos entre políticos corruptos y capos del carteles.

Mientras los mexicanos modestos trabajan días muy largos para ganar tres centavos, la delincuencia explota. Y Obrador sabe cómo hablar con ellos. Sabe cómo hablar con gente pequeña. Ellos están cansados ​​de no poder salir por la noche sin miedo a ser estafados, ser alcanzados por una bala perdida y hasta ser secuestrados por un cártel local.

Para estas personas pequeñas López Obrador ha emergido como el candidato de los sin dientes, lejos de la opulencia de los nerds del PRI, quienes esencialmente están usando la política para meter dinero en sus bolsillos.

López Obrador reducirá su salario a la mitad, según prometió. Y convertirá el palacio presidencial en un museo. Él no vivirá allí, porque este palacio está obsesionado por los fantasmas de sus predecesores, dijo.

Obrador ha insistido que “la cuarta revolución de México está en movimiento”. El dice ser el que acabará con la corrupción. Anunció crear empleos, pero también duplicar el salario mínimo y las pensiones.

López Obrador también asusta a muchos otros: ¿no será un nuevo Fidel viniendo a establecerse en el Palacio Nacional? En marzo pasado se lanzó un rumor en Facebook: a Obrador no le gustan las clases adineradas. Su equipo de campaña voló a su rescate, diciendo que el rumor era “totalmente falso y absurdo”.

En 2009, Andrés Manuel López Beltrán, el hijo del presidente, fue fotografiado con un modelo de calzado Louis Vuitton, diseñado por el rapero Kanye West. Además de disfrutar de la fiesta en la Ciudad de México, el hijo amaba incluso -como atestiguaba su cuenta de Facebook- festejar en Nueva York. Luego tomó una sabia decisión: cerró su cuenta de Facebook.

La inclinación de México por su vecino del norte no es nueva. Ya el gran pintor David Alfaro Siqueiros, nostálgico de la revolución, encontró el exilio político en Los Ángeles. En cuanto a Diego Rivera, el otro pintor, que incluye un hermoso fresco que cuenta la historia de México en el palacio presidencial, nunca ha escondido su fascinación por el vecino del norte.

Por lo tanto, es bastante lógico que, cuando fue alcalde de la Ciudad de México, en 2000 solicitó el consejo de un gringo, un tal Rudy Giulani, para poner fin a la delincuencia. ¿Qué piensa Donald Trump de esta elección? Felicitó al nuevo presidente en Twitter y agregó que estaba “muy impaciente por trabajar con él”.

Para Gustavo Petro, insatisfecho candidato de la izquierda colombiana, es posible que “México se encuentre en una nueva era de su historia”. Carlos Fuentes podría haberse enamorado mejor que nadie de los seis años que se abren. Huérfano por su escritor, México tendrá que escribir este nuevo capítulo por sí mismo. Y, sobre todo, el país tendrá que recoger ollas y sartenes y construir su futuro.

Corrupción México, la madre de todos los males

Deja un comentario